Sopot - romántico, alegre y encantador

                                             

Sopot, una pequeña ciudad situada entre Gdańsk y Gdynia. Por un lado, está rodeado por la bahía de Gdansk, y por el otro lado por el Parque Paisajístico del Tri-ciudad. Para algunos, es la ciudad más romántica de Polonia, para otros propósitos de salud relacionados con los viajes, y aún otros encuentran un gran lugar para relajarse y jugar.

Sopot es sobre todo un spa natural y un balneario. Cada año, los visitantes vienen de todas partes de Polonia para recuperar su salud y beber salmuera saludable y agua de yodo extraída de las profundidades.

Sopot es una ciudad con una rica historia, con uno de los símbolos más característicos de Polonia: el muelle. Este pasillo sobre el mar es un escaparate de la ciudad y, al mismo tiempo, la instalación de este tipo más larga de Europa. Fue construido a finales del siglo XIX y XX. La parte para caminar es más de medio kilómetro, de los cuales más de 450 metros ingresan profundamente en el Golfo de Gdańsk. Restaurado y modernizado sucesivamente, hoy el muelle también puede presumir de un moderno puerto deportivo, donde atracan lujosos yates y barcos. El muelle de Sopot es un lugar para paseos, citas, reuniones. Es un lugar de descanso y relajación. Basta descansar en un banco, de cara al sol, escuchar el sonido de las olas y el canto de las gaviotas, para sentir la felicidad.


Muelle de Sopot con moderno puerto deportivo, fot. pomorskie.travel

En las inmediaciones del muelle de Sopot hay parques históricos: Baños del Norte y Baños del Sur. Encontramos aquí más de 60 especies de árboles y muchas plantas protegidas. Hay una plaza de recreo, un pequeño campo de fútbol y callejones pintorescos, también en bicicleta. En el Parque del Sur, también nos encontramos baños de inhalación, donde se puede obtener salmuera medicinal.

Sopot - atracciones, (no)obvias

En Sopot encuentras también los callejones ubicados a lo largo de la costa, donde se puede caminar (o andar en bicicleta, rollos o rickshaw) en dirección a Gdynia y Gdańsk. A lo largo de los encantadores callejones hay numerosos restaurantes y opciones de establecimientos más pequeños (chirinquitos), dónde se puede degustar principalmente pescado fresco recién capturado. Por el camino, los excursionistas también pasan por hoteles de lujo, que incluyen un Grand Hotel de casi un siglo de antigüedad, centros de bienestar y SPA. Cerca de allí también hay un Departamento de Balneología que ofrece baños de sal y inhalaciones, así como un faro, desde el cual hay una excelente vista del muelle, las playas y el Golfo de Gdańsk.


El legendario Grant Hotel, fot. Sofitel Grand Sopot

El centro del complejo es una calle peatonal representativa en calle Bohaterów Monte Cassino (Heroes del Monte Cassino). Hay principalmente restaurantes, cafés, clubes, así como el escenario del teatro Wybrzeże y una característica, gracias a su arquitectura, Casa curvada. Paseando por la ciudad hacia el suroeste, llegamos a la parte boscosa de la ciudad, donde se encuentra majestuosamente elevada la famosa Ópera del Bosque. Este es un anfiteatro, que desde 1909 es uno de los puntos más importantes del mapa de conciertos de Polonia. Actuaciones, festivales y conciertos tuvieron lugar aquí. La instalación funciona hasta el día de hoy.

A su vez, en la calle de  Jan Jerzy Haffner [Juan Jorge Haffner] (por cierto, el fundador de la playa de baños de Sopot), donde se encuentran las casas y viviendas más magníficas de Sopot, es el Museo Arqueológico al Aire Libre - Grodzisko en Sopot. Es una delicia para los amantes de la historia, porque fue aquí donde se ubicó la antigua fortaleza medieval, datada en el siglo VIII.

Sopot está lleno de vida durante todo el año. Vale la pena visitarlo en verano, cuando el ruido de la calle nunca se detiene, y en el invierno cuando solo se oye el zumbido del mar agitado y el canto de las gaviotas ...


Ópera del Bosque en Sopot. fot. KFP

La playa de Sopot

La playa de Sopot

     La playa de Sopot es, por supuesto, el principal atractivo de la localidad. Por lo general, es el principal motivo para viajar al mar. Los cuatro kilómetros de playa, que se extienden desde el límite sur hasta el norte de la ciudad, es una de las playas más populares del Mar Báltico.

Los encantos de la playa de Sopot ya fueron descubiertos en el siglo XIX. El Dr. Haffner, "padre de Sopot" no decidió accidentalmente la localización de balneario en un lugar de ensueño. La convicción de la necesidad de mejorar el estado de salud de los europeos y la creencia en el poder salvador del baño marítimo dieron origen al proyecto, que partiendo de un pueblo de pescadores lo transformó en un renombrado balneario europeo. La playa de Sopot, que se encuentra en el centro del amplio arco de la costa de la Bahía de Gdansk, es lo suficientemente ancha y extensa como para dar cabida a miles de bañistas. El agua está normalmente un poco más caliente que cerca de las playas de Gdansk y Gdynia, por no hablar de las cuencas marítimas del lado del mar abierto.


Antes, en los tiempos del Dr. Haffner era obligatoria la división estricta de las zonas de baño, y el criterio principal era el sexo de los veraneantes. Las mujeres y los hombres se bañaban por separado, tanto más porque los hombres debían bañarse con traje de Adán. Los hombres podían ser acompañados por las mujeres en la playa sólo cuando estaban casados y sólo en una zona familiar especial, a la que un niño daba acceso. Por lo tanto a menudo sucedía que la pareja que no estaba unida por el matrimonio y quería ir junto a la playa, alquilaba un niño de cualquiera de las familias locales. Por supuesto esta práctica era ilegal y era castigada severamente.


Hoy en día la playa de Sopot es un lugar sin restricciones similares a las de hace 200 años. Aquí se puede divertir de cualquier forma bajo atenta la supervisión pero no excesivamente estricta, de los socorristas. Prácticamente toda la longitud de la playa está vigilada. Los veraneantes pueden disfrutar de una amplia gama de equipos de alquiler para practicar los deportes acuáticos y de playa, jugar al volei-playa y al fútbol en los campos especialmente preparados.


Si tenemos ganas de pasear, tenemos a nuestra disposición una ruta con dunas, disponible tanto para los peatones como ciclistas, que se extiende por toda la ciudad a lo largo de unos ejemplos muy interesantes de la arquitectura del balneario de Sopot.


Arena dorada, numerosa compañía, varios lugares de interés y excelentes vistas, todo esto hace que la playa de Sopot está considerada una de las más hermosas de Polonia.