Católicos, protestantes, menonitas, judíos, ortodoxos y militares. En las lápidas sepulcrales, epitafios y mausoleos está escrita la turbulenta historia de la región.

Cementerios menonita en Barcice

Los menonitas holandeses son un grupo de religiosos que vivía en las zonas del distrito de Kwidzyn. Su huella son los edificios característicos y los asentamientos únicos en Polonia situados en unas colinas artificiales, diques de contención y sistemas de drenaje y fluviales.


Los asentamientos en el pueblo Barcice comenzaron en el siglo XVIII gracias a los menonitas. Aquí fue construida una casa de oración, primero de madera y más tarde de ladrillo, que en 1945 fue devastada y unos años más tarde fue demolida. De esta gran colonia quedan dos cementerios con varias estelas. El primer cementerio se encuentra en la entrada del pueblo, está bastante elevado y delante del cementerio fue colocada una piedra conmemorativa de gran tamaño con inscripciones en polaco y alemán. Encima de él hay 11 estelas y 2 lápidas de madera con inscripciones. Al este del cementerio hay una vivienda que es una antigua casa parroquial, una escuela y un edificio de explotación. Entre el cementerio y la granja hay fragmentos de los cimientos de la antigua iglesia menonita. El segundo cementerio está en el bosque y es casi el doble de grande. Está rodeado de árboles de casi 200 años que en parte determinan su forma de 60 x 80 metros, en su terreno hay 8 estelas menonitas. Las estelas más antiguas son de la primera mitad del siglo XIX. Cada uno de los cementerios es cuidado y ordenado gracias a los esfuerzos de las autoridades municipales. En el pueblo hay varios edificios agrícolas de finales del XIX y principios del siglo XX construidos por los menonitas. Aparte de los cementerios en Barcice también se pueden encontrar otras sepulturas de nuestros colonos en la zona del valle Dolina Kwidzynska, en Mareza, Grabowo, Olszanica, Okrągła Łąka.