Sopot - romántico, alegre y encantador

                                             

Sopot, una pequeña ciudad situada entre Gdańsk y Gdynia. Por un lado, está rodeado por la bahía de Gdansk, y por el otro lado por el Parque Paisajístico del Tri-ciudad. Para algunos, es la ciudad más romántica de Polonia, para otros propósitos de salud relacionados con los viajes, y aún otros encuentran un gran lugar para relajarse y jugar.

Sopot es sobre todo un spa natural y un balneario. Cada año, los visitantes vienen de todas partes de Polonia para recuperar su salud y beber salmuera saludable y agua de yodo extraída de las profundidades.

Sopot es una ciudad con una rica historia, con uno de los símbolos más característicos de Polonia: el muelle. Este pasillo sobre el mar es un escaparate de la ciudad y, al mismo tiempo, la instalación de este tipo más larga de Europa. Fue construido a finales del siglo XIX y XX. La parte para caminar es más de medio kilómetro, de los cuales más de 450 metros ingresan profundamente en el Golfo de Gdańsk. Restaurado y modernizado sucesivamente, hoy el muelle también puede presumir de un moderno puerto deportivo, donde atracan lujosos yates y barcos. El muelle de Sopot es un lugar para paseos, citas, reuniones. Es un lugar de descanso y relajación. Basta descansar en un banco, de cara al sol, escuchar el sonido de las olas y el canto de las gaviotas, para sentir la felicidad.


Muelle de Sopot con moderno puerto deportivo, fot. pomorskie.travel

En las inmediaciones del muelle de Sopot hay parques históricos: Baños del Norte y Baños del Sur. Encontramos aquí más de 60 especies de árboles y muchas plantas protegidas. Hay una plaza de recreo, un pequeño campo de fútbol y callejones pintorescos, también en bicicleta. En el Parque del Sur, también nos encontramos baños de inhalación, donde se puede obtener salmuera medicinal.

Sopot - atracciones, (no)obvias

En Sopot encuentras también los callejones ubicados a lo largo de la costa, donde se puede caminar (o andar en bicicleta, rollos o rickshaw) en dirección a Gdynia y Gdańsk. A lo largo de los encantadores callejones hay numerosos restaurantes y opciones de establecimientos más pequeños (chirinquitos), dónde se puede degustar principalmente pescado fresco recién capturado. Por el camino, los excursionistas también pasan por hoteles de lujo, que incluyen un Grand Hotel de casi un siglo de antigüedad, centros de bienestar y SPA. Cerca de allí también hay un Departamento de Balneología que ofrece baños de sal y inhalaciones, así como un faro, desde el cual hay una excelente vista del muelle, las playas y el Golfo de Gdańsk.


El legendario Grant Hotel, fot. Sofitel Grand Sopot

El centro del complejo es una calle peatonal representativa en calle Bohaterów Monte Cassino (Heroes del Monte Cassino). Hay principalmente restaurantes, cafés, clubes, así como el escenario del teatro Wybrzeże y una característica, gracias a su arquitectura, Casa curvada. Paseando por la ciudad hacia el suroeste, llegamos a la parte boscosa de la ciudad, donde se encuentra majestuosamente elevada la famosa Ópera del Bosque. Este es un anfiteatro, que desde 1909 es uno de los puntos más importantes del mapa de conciertos de Polonia. Actuaciones, festivales y conciertos tuvieron lugar aquí. La instalación funciona hasta el día de hoy.

A su vez, en la calle de  Jan Jerzy Haffner [Juan Jorge Haffner] (por cierto, el fundador de la playa de baños de Sopot), donde se encuentran las casas y viviendas más magníficas de Sopot, es el Museo Arqueológico al Aire Libre - Grodzisko en Sopot. Es una delicia para los amantes de la historia, porque fue aquí donde se ubicó la antigua fortaleza medieval, datada en el siglo VIII.

Sopot está lleno de vida durante todo el año. Vale la pena visitarlo en verano, cuando el ruido de la calle nunca se detiene, y en el invierno cuando solo se oye el zumbido del mar agitado y el canto de las gaviotas ...


Ópera del Bosque en Sopot. fot. KFP

Balneario de Sopot

Balneario de Sopot

     La creación del balneario en Sopot hace doscientos años se atribuye al médico y promotor de salud Jean Haffner, llamado el padre de la ciudad. Desde el comienzo, el programa de Haffner se centraba en la curación y el fortalecimiento de la salud. Durante cien años el pueblo de pescadores se transformó en una ciudad con unas instalaciones terapéuticas modernas.

A los baños marítimos se les atribuye un papel importante de curación, de los que al principio sólo disfrutaban los clientes más decididos a la curación. Mucho más populares eran las otras instalaciones de baño originalmente ubicadas en el único "balneario de baños fríos y calientes" en Sopot que pertenecía a Haffner. Ahí se podían bañar en agua dulce y salada, fría y caliente, en las bañeras, duchas, e incluso bajo una cascada especial. Este último método se llamaba "baño rápido".


Con el tiempo, los efectos visibles de la mejora de salud que contaban los bañistas que volvían de Sopot a casa, provocó una cada vez mayor afluencia de personas que querían mejorar su frágil estado de salud. También con el tiempo avanzó la especialización de las instalaciones del balneario. En las instalaciones ubicadas cerca de la playa se utilizaban por separado los baños en el mar, los equipos y las técnicas cada vez más modernas de hidroterapia.


El siglo XX, el desarrollo turístico trajo un nuevo capítulo de las cualidades del agua del balneario. Los turistas acudían a Sopot para disfrutar del mar, mientras que las personas con mala salud para ser tratadas con los baños en los centros médicos especializados. En el siglo XX fue construido el Centro Balneológico que existe hasta hoy y se encuentra cerca de la entrada al muelle, en el mismo lugar que la primera instalación de baños del Dr. Haffner. Hasta hoy se encuentra aquí el hospital de reumatología, que como hace doscientos años cura a los enfermos con baños e inhalaciones. En Sopot funcionan cuatro centros de salud, que los utilizan las personas afectadas por la artritis y enfermedades respiratorias.


El descubrimiento de la existencia subterránea de la salina que se usa en los tratamientos y que es llevada por las tuberías a la fuente llamada "seta de inhalación" en el Parque Sur y a la fuente delante del Centro Balneológico fue importante para la función del centro de salud de Sopo, sucedió en el cambio del siglo XX al XXI. Aunque desde hace 200 años el negocio del balneario se lleva a cabo en Sopot de forma continua, oficialmente recuperó el status del balneario en 1999 que implicaba, entre otros, la necesidad de cumplir con condiciones ecológicas muy estrictas.


Sopot gracias a su ubicación, la infraestructura turística y terapéutica, es un centro de curación en un sentido amplio. Aquí se puede curar y fortalecer la salud de forma preventiva, pero también la belleza del entorno y el ambiente general de relajación y descanso influyen muy bien en la psiquis, de esta forma la ciudad completa el efecto terapéutico en la salud física.