Los alrededores de Słupsk es una de las regiones turísticas más interesantes de Polonia. Tanto Słupsk, ciudad de setecientos años de historia así como otros lugares de interés, y la proximidad del mar hacen que cada vez más turistas opten por la Región de Słupsk como su destino de viaje.

Słupsk está situado cerca del mar, el cruce del río Słupia con la antigua ruta que llevaba desde oeste hasta este a lo largo de la costa sur del Mar Báltico es el lugar donde fue fundado. Słupsk es una ciudad de cien mil habitantes que se preocupa por sus monumentos, sobre todo por el castillo ducal. La ciudad también está intentando cultivar las tradiciones culinarias locales y ser un centro cultural. Aquí tienen lugar festivales musicales y teatrales, reuniones de artistas, una propia feria y eventos deportivos.

Con la mayor colección del mundo de obras de Witkacy, el ascensor activo más antiguo de Europa y la torre inclinada, la capital de la Región de Słupsk con razón está promocionada con el lema: “Słupsk, más de lo que piensas”.

Igual de encantadora es toda la región. Los mayores atractivos (aparte de las hermosas playas bálticas) son las dunas móviles en los alrededores de Łeba llamadas "desierto de Pomerania" y “Kraina w Kratę” (Región a cuadros) con la típica construcción rural relacionada con la cultura de los eslovincios que antaño poblaban estos terrenos. Otra atracción igual de interesante son las rutas fluviales y monumentos de hidrotecnia de la Región de Słupsk. Las rutas en kayak por el hermoso paisaje y las zonas naturales protegidas permiten no sólo el contacto vivificante con la naturaleza pura, sino también posibilitan conocer muchas soluciones interesantes en el campo de la gestión del agua y el suministro de energía renovable de los ríos.

Este terreno ofrece diversidad, turismo activo cultural y acuático, naturaleza en estado puro y monumentos bien cuidados. En esta región encontramos playas y una excelente cocina local. Este es un lugar ideal para las vacaciones.

Stanisław Ignacy Witkiewicz (Witkacy)

Stanisław Ignacy Witkiewicz (Witkacy)

     Witkacy era un artista muy famoso, maestro de los colores chillones y visiones psicodélicas, brillante retratista, dramaturgo, novelista, viajero, fotógrafo, filósofo... la lista de especialidades es realmente impresionante. Este artista está justamente asociado con Zakopane y Cracovia. Pero en el "mapa de Witkacy" hay otro punto muy importante que es Słupsk.

Hijo de dos artistas, pintor y profesora de música, nacido en Varsovia, durante su bautismo en Zakopane fue acompañado por Helena Modrzejewska, icono del teatro polaco, y Sabała, montañés de Podhale y narrador de historias. Witkacy se convirtió en una persona muy pintoresca y polémica. Ya de niño tuvo contactos con las grandes estrellas de la cultura y el arte polaco y, por lo que no es sorprendente que escogiera para sí mismo el camino artístico que es interesante pero difícil. Toda la vida buscó lo absoluto en el arte que llamaba la "forma pura". Esta forma pura la buscó con el mismo fervor en la pintura como en la literatura. Fue un pintor respetado y dramaturgo a menudo representado en la escena. Su personalidad muy colorida, el comportamiento y las opiniones excéntricas y al mismo tiempo la "moda de Witkacy" lo convirtieron en uno de los actores de la vida artística y social más importantes de Polonia antes de la guerra. La búsqueda de la forma pura, aunque interesante no daba ingresos lo que causó que se dedicara a hacer retratos encargados en la empresa "Firma Portretowa S. I. Witkiewicz". A pesar de que no le daba demasiada importancia a esta área de su trabajo, exactamente los retratos de conocidos y desconocidos, a veces realistas aunque con un toque de metafísica, a veces completamente fantásticos, le dieron mayor fama y reconocimiento.


Viajar por la extensión de la forma pura no lo protegió de las turbulencias de la historia. Participó en la Primera Guerra Mundial como soldado y oficial, pero posteriormente nunca habló de sus aventuras durante la guerra. También fue testigo de la revolución en Rusia y el comienzo de la Segunda Guerra Mundial. Durante años profetizó la invasión de la civilización asiática en Europa, así que cuando se enteró de la entrada de las tropas soviéticas en Polonia en 1939, se suicidó. ¿Todo esto se puede encontrar en sus obras?


La mayor colección del mundo de obras de Witkacy es difícil de encontrar en el sur de Polonia, en los lugares donde vivió, dibujó, pintó y escribió. Tras medio siglo de recolección constante de las obras y los recuerdos del artista, el paraíso para los amantes de Witkacy es Słupsk. El Museo de Pomerania Central ubicado en el hermoso castillo de Słupsk cuenta con más de doscientas cincuenta obras de Witkiewicz. En ningún otro lugar se pueden ver pinturas, dibujos, y en particular numerosos retratos que representan todos los períodos de su trabajo y todas las técnicas y los estilos características de Witkacy. Es imprescindible verlo.