Powiśle. El reino de las ciruelas y la riqueza de los castillos teutónicos

Ubicada en la costa oriental de Vistula, Powiśle se encuentra en la frontera de dos Voivodatos: Voivodato de Pomerania y Voivodato de Varmia y Masuria. Afortunadamente para Pomerania, hay numerosos embalses, lagos, ríos y bosques llenos de caminos pintorescos. Los entusiastas de la historia y la arquitectura visitan Powiśle por sus castillos, fortalezas y criptas, aquí no les faltan.

Powiśle, esta ubicada en las cercanías de la parte baja del río Vístula, es un área que atrae con su paisaje extremadamente pintoresco y una historia bastante confusa. Cambió su nacionalidad muchas veces y finalmente se convirtió en parte de Pomerania y Polonia.

Powiśle es la riqueza de los lagos y ríos. Aquí no faltan los bosques, que son un lugar ideal para caminantas y amantes de la recreación activa. Tampoco faltan campos de cultivo, que en primavera crean un encantador panorama y huertos, donde se cultivan manzanas, peras y ciruelas. Estas últimas son el orgullo de los cultivadores de frutas. Las ciruelas de Powiśle son una verdadera rareza y bondad de la región. La más famoso es de Neborowo Wielkie. Se hacen de ellas una mermelada de ciruela clásica y el licor de ciruela, que se ha convertido en el sello de la región

Powiśle es apreciado, sin embargo, no solo por su ubicación y características geográficas. También es una región en la que hay dos monumentos de los tiempos dorados de La Gran Orden Teutónica.

En primer lugar, miramos a Kwidzyn, llamada la capital de la parte baja de Powiśle. Sobre la ciudad situada en el río Liwa, el castillo capitular de Pomezania sigue el modelo de los castillos teutónicos. Fue construido a comienzos de los siglos trece y catorce y en los años de su esplendor fue un centro religioso y político-administrativo. Un elemento característico de su arquitectura es Gdańsko, una torre que va más allá de la línea de muros defensivos. El castillo está conectado con un porche interior soportado por arcadas. Se ve espectacular y al visitar Kwidzyn, es imprescindible conducir por la calle Gdańska bajo las arcadas.

Cuando visite la ciudad, preste atención a los fragmentos de las murallas góticas defensivas del siglo XIV, un granero de ladrillo de cuatro pisos del siglo XVIII y La Cripta de los Tres Grandes Caballeros Teutónicos en la Catedral de San Juan El Evangelista.


Castillo en Kwidzyn fot. Pomorskie.Travel

Ubicado en los lagos: Sztumskie y Barlewicki Sztum, es la siguiente parada en la ruta que se aproxima a Powiśle. Sztum es famoso no solo por su pintoresca ubicación sobre dos embalses, sino sobre todo por su historia, siempre entrelazada con la Orden Teutónica. Fue aquí, en el siglo 14, cuando los Caballeros Teutónicos construyeron un bastión defensivo, que se convirtió en la sede del jefe del alcalde teutónico. Los monjes construyeron su fortaleza de piedra y ladrillo, gracias a ello sobrevivió durante siglos y hoy es la sede de la rama del Museo del Castillo en Malbork. La Hermandad de los Caballeros de la Tierra en Sztum se encuentra en la fortaleza, gracias a la cual la leyenda del caballero vive en la ciudad hasta el día de hoy.

Si visita los alrededores de Sztum, merece la pena echar un vistazo a Waplewo Wielkie y tomarse un momento para visitar el extremadamente encantador Palacio Sierakowski. Este lugar, que en el siglo XIX que era extremadamente difícil para la historia polaca, era un centro de lo polaco. Aristócratas, artistas, poetas y escritores polacos estuvieron aquí.


Museo de la tradición noble en Waplewo Wielkie

A su vez, en Prabuty, casi en la frontera de los voivodatos de Pomerania y de Varmia y Masuria, vale la pena echar un vistazo a la ruta de las obras hidráulicas subterráneas. Los corredores creados bajo el casco antiguo se remontan al siglo XVIII y se construyeron debido al peligro asociado con numerosos incendios.

 

Powiśle, lleno de encanto durante el día, misterioso y oculto por las tardes. Quién sabe, tal vez en los castillos teutónicos, ¿puedes encontrarte con el espíritu del gran maestro?

 

Palacio de Sierakowscy en Waplewo Wielkie

Palacio de Sierakowscy en Waplewo Wielkie

     El palacio de Sierakowscy junto con los restos de antiguos edificios de la granja, el parque y la cercana capilla funeraria ancestral forman la memoria histórica del importante, aunque pequeño, centro de carácter polaco. Esta hospitalaria casa la visitaban grandes escritores, políticos y artistas polacos. En Waplewo también se alojó Stefan Żeromski que escribió más tarde: "para disfrutar durante un momento de la belleza del parque y echar un vistazo a las obras de arte de valor incalculable coleccionadas en este antiguo palacio".     

Waplewo se encuentra en el lugar del antiguo campo prusiano Rassinen (Raszynen). En 1376 por primera vez fue llamado Wapils. En los registros del siglo XV, es mencionado Segenand von Wapils como su dueño, caballero de la Orden Teutónica conocido por su actividad diplomática y política. Alrededor de 1483 la propiedad pasó durante más de 100 años a manos de la familia Rabe del escudo Kos. Probablemente en ese momento en Waplewo fue construida la primera casa señorial, también se ha conservado la información acerca de la existencia del jardín. En 1611 los bienes pasaron a ser propiedad de la familia Niemojewski escudo Rolicz, y luego en 1641 al conde Jan Biberstein-Zawadzki escudo Rogal emparentado por parte de la madre con la familia real Vasa.


Zawadzki sirvió al rey Segismundo III Vasa, entonces era chambelán en la corte del rey Ladislao IV. Él recibió en nombre del rey Ladislao juramento de Gdansk de su lealtad al rey de Polonia. Zawadzki dejó en Waplewo una mansión de ladrillo cuto contorno se ha conservado hasta nuestros días. De acuerdo con la tendencia del siglo XVII, la mansión recibió la forma del edificio bajo, de una planta con alas laterales que imitan alcobas. Después de la familia Zawadzki, la familia Chełstowscy recibió Waplewo y luego en 1726 el pueblo pasó a manos de la familia Bagniewscy, escudo Bawół. El segundo matrimonio de la viuda del señor Bagniewski inluyó Waplewo a los bienes de la familia Sierakowscy, escudo Ogończyk.


En 1888, Sierakowscy amplió la mansión dándole características de palacio. Anteriormente, en el último trienio del siglo XVIII, en Waplewo fue creado un hermoso parque natural, incluso con una hilera clásica de tilos situada en la prolongación del eje de la mansión. Sierakowscy mantuvo la propiedad hasta la Segunda Guerra Mundial. Después de la guerra, el Centro Estatal de Cría de Sementales se hizo cargo de los bienes. En los años 70 la casa fue reformada en su totalidad. En noviembre de 2006, el conjunto del palacio y parque en Waplewo fue cedido al Museo Nacional de Gdansk con el fin de establecer aquí su departamento bajo el nombre del Museo de la Tradición de la Nobleza Polaca y el Centro Pomerano de Relaciones con los Polacos Residentes en el Extranjero.


La casa señorial fue construida en forma rectangular y al lado más largo de la parte este fueron agregadas unas edificaciones en los rincones por lo que su forma se asemeja a la forma de la letra C. El palacio de una planta con un frente sencillo tiene una parte delantera en el medio y dos alas laterales más bajas. La parte trasera del edificio tras la reconstrucción neoclásica tomó las características de la antigüedad, el edificio tiene un piso adicional con un tejado triangular y con acroteras apoyadas en las esbeltas columnas del balcón. Antes la casa estaba unida con un precioso jardín invernal ya que la familia Sierakowscy era famosa por su afición a coleccionar, incluidas las plantas. El jardín posteriormente fue convertido en un anexo residencial.