El voivodato de Pomerania tiene dos rutas turísticas subterráneas, su visita es una aventura increíble que no sólo proporciona una experiencia inolvidable, sino también es una lección de naturaleza  e historia.

Cuevas “Groty Mechowskie”

Dirección:

84-100 Mechowo

Entre los bosques de Puszcza Darżlubska, en el borde del pueblo Mechowo se encuentran las cuevas descubiertas en 1818 que todavía impresionan por su belleza y numerosas leyendas.

Las cuevas fueron vistas por primera vez durante la investigación geológica realizada en la aldea. En su historia han sido varias veces destruidas pero eran excavadas y restauradas para que los turistas pudieran disfrutarlas. Las cuevas se formaron en un valle que divide la meseta Kępa Starzyńska que desciende al valle Płotnicka.

Las primeras descripciones de los sótanos son de 1829, pero rápidamente fueron olvidados hasta que en 1910 el gobierno de Prusia compró el terreno en el que se encuentran, restauró estos tesoros subterráneos y los destinó para el turismo. Al principio sólo la primera parte estaba disponible, mientras que el pasillo donde estaban las concreciones más impresionantes estaba lleno de tierra. En 1948, comenzaron las excavaciones de restauración de las cuevas para que un año más tarde los curiosos pudieran entrar en los sótanos. Por desgracia, en 1981 esta atracción de nuevo se derrumbó, que bajo la supervisión del Equipo de Ingenieros y Técnicos de Minería fue reconstruida incluyendo el trabajo para asegurarla.

La entrada a la cueva se encuentra por debajo del nivel del suelo circundante. El techo de la cueva está hecho de una capa de arenisca combinada con aglutinante calizo, las paredes son de fina arena y el fondo es de arena. En algunos lugares se pueden ver las formaciones de estalactitas, las más hermosas están en el pasillo de casi 38 m de profundidad. Desafortunadamente, esta parte de la cueva sólo es accesible para los espeleólogos.

Las cuevas de Mechowo son la peculiaridad más interesante de la naturaleza inanimada en el voivodato de Pomerania. Son unos fenómenos cársticos raros creados durante la glaciación más joven.