Los alrededores de Słupsk es una de las regiones turísticas más interesantes de Polonia. Tanto Słupsk, ciudad de setecientos años de historia así como otros lugares de interés, y la proximidad del mar hacen que cada vez más turistas opten por la Región de Słupsk como su destino de viaje.

Słupsk está situado cerca del mar, el cruce del río Słupia con la antigua ruta que llevaba desde oeste hasta este a lo largo de la costa sur del Mar Báltico es el lugar donde fue fundado. Słupsk es una ciudad de cien mil habitantes que se preocupa por sus monumentos, sobre todo por el castillo ducal. La ciudad también está intentando cultivar las tradiciones culinarias locales y ser un centro cultural. Aquí tienen lugar festivales musicales y teatrales, reuniones de artistas, una propia feria y eventos deportivos.

Con la mayor colección del mundo de obras de Witkacy, el ascensor activo más antiguo de Europa y la torre inclinada, la capital de la Región de Słupsk con razón está promocionada con el lema: “Słupsk, más de lo que piensas”.

Igual de encantadora es toda la región. Los mayores atractivos (aparte de las hermosas playas bálticas) son las dunas móviles en los alrededores de Łeba llamadas "desierto de Pomerania" y “Kraina w Kratę” (Región a cuadros) con la típica construcción rural relacionada con la cultura de los eslovincios que antaño poblaban estos terrenos. Otra atracción igual de interesante son las rutas fluviales y monumentos de hidrotecnia de la Región de Słupsk. Las rutas en kayak por el hermoso paisaje y las zonas naturales protegidas permiten no sólo el contacto vivificante con la naturaleza pura, sino también posibilitan conocer muchas soluciones interesantes en el campo de la gestión del agua y el suministro de energía renovable de los ríos.

Este terreno ofrece diversidad, turismo activo cultural y acuático, naturaleza en estado puro y monumentos bien cuidados. En esta región encontramos playas y una excelente cocina local. Este es un lugar ideal para las vacaciones.

Río Słupia

Río Słupia

     El río Słupia comienza su curso en algún lugar de las turberas del Distrito de lagos de Casubia, fluye a través de las colinas de morrena, varios lagos, pasa por la ciudad de Słupsk a la que dio su nombre y une sus aguas con el mar Báltico en Ustka. Fluye entre bosques y llanuras, a veces con una corriente rápida trabajando duro en varias centrales hidroeléctricas, y finalmente, se convierte en un puerto marítimo.

Cada año crece la popularidad de la ruta en kayak del Słupia. La ruta es casi tan larga como el mismo río, a veces muy difícil, por lo tanto, requiere mucha habilidad, pero ofrece una experiencia inesperada como si se hiciera un descenso por un río de montaña. Entre los kayakistas es famoso el tramo de Rynna Sulęczyńska, conocido como el "Słupia extremo" donde se puede enfrentar a la corriente y cientos de obstáculos en forma de bancos de arena, rocas y troncos de árboles en el agua. También hay secciones más tranquilas y fáciles, donde se pueden encontrar a los kayaks con las familias enteras. El kayakista más famoso que ha remado en el Słupia fue Karol Wojtyla, posteriormente Papa y ahora Beato Juan Pablo II.


El parque natural que abarca las morrenas cubiertas con bosques y numerosos monumentos arquitectónicos en su mayoría iglesias, también hermosos parques y palacios es parte del valle del Słupia. En el parque hay varias reservas naturales para proteger las especies raras o en peligro de extinción de fauna y flora, entre ellos está el rey de las aves, el pigargo europeo que con un poco de suerte podemos ver volando majestuosamente sobre su reino.


Entre las zonas silvestres del valle se pueden ver unos monumentos de técnica muy interesantes. En el primer trienio del siglo XX en el río se construyeron cuatro centrales hidroeléctricas, que funcionan hasta hoy suministrando la energía limpia y pueden ser visitadas.


La parte final del río Słupia es el puerto en Ustka. El nombre anterior de Ustka "Stolpmünde" significa "desembocadura del Słupia". Ustka es un puerto muy antiguo de casi mil años de historia. Actualmente es principalmente un puerto turístico y deportivo, con varias decenas de kilómetros de rompeolas por los que se puede pasear hasta el fondo del mar. En el puerto de Ustka, como en Copenhague, también se puede encontrar a una sirena de bronce que mira a lo lejos con curiosidad.


El Słupia, río de 140 kilómetros, es el eje alrededor del cual se centra la vida de la región. Hoy en día, en su mayor parte es un eje turístico lleno de variedad de atracciones, tanto para los aficionados a los retos, como para aquellos que buscan la tranquilidad.