El viaje por Casubia del Norte, o como la llaman los habitantes de esta tierra - los casubios - por Norda, empecé en Hel. Nunca olvidaré la brisa suave que llevaba ese olor del mar tan típico. Salí de Gdynia en una lancha colectiva, con mi bicicleta. Cuando estaba en Hel, visité el focario, el Museo de la Pesca, y en la calle Wiejska comí un pescado fresquito. La comida fue perfecta. ¡Que pena que no se puede comer para más tarde! Después de la comida, hay que moverse un poquito. ¡Me subí a la bicicleta y ya! El camino de Hel a Jastarnia - que revelación! A lo mejor no hay otro camino tan agradable - una parte atraviesa el bosque, para correr luego justo al lado del mar, a lo largo de la Bahía de Puck. En Jurata, llamada la meca de los famosos y los ricos,  tomé un café aromático. En Jastarnia, paré cerca del puerto, para admirar a los botes, veleros y barcos de pesca.

El camino de Hel corre hasta Puck, pero antes de llegar allí, paré en Chałupy, donde me encontré con un casubio verdadero, que estaba contando del trabajo duro de los pescadores y de los barcos tradicionales. Tal barco tradicional se llama Pomeranka y últimamente vuelve a ser muy popular. Hoy en día esos barcos construye, entre otros, la familia de Struck de Jastarnia. Afortunadamente, se sentó conmigo en una mesa un chico joven, que hablaba perfectamente casubio. Sin él, no hubiera entendido bien los cuentos del pescadero. Cuando le escuchaba, por un momento me sentía como fuera de vacaciones en el extranjero.

Antes de llegar a Władysławowo, vi centenas de velas en la Bahía de Puck – los aficionados del windsurfing y  kitesurfing estaban muy contentos.Decidí probarlo y quedé para la primera clase en una de las escuelas. Cansada, pero feliz, llegué a Władysławowo. No era el fin, porque decidí tomar un paseo por la playa. A esta hora del día la playa arenosa, estrecha y vacía parecía como salvaje, y el agua estaba de tono bello de gris azulado. Aquí podía planear con calma los días siguientes. Fui a Jastrzebia Gora, y en el camino visité al faro en Rozewie, la ciudad de Puck con la iglesia parroquial de San Pedro y San Pablo. Después, llegué al palacio en Rzucewo y al castillo en Krokowa. Como una memoria bonita iré a casa con una escultura de un angelito casubio, que va a recordarme el tiempo tranquilo pasado al mar.

Un par de días no es suficiente para visitar todos los sitios interesantes del distrito pucki. Ya no puedo esperar cuando vuelvo aquí dentro de un tiempo con mis amigos.  Lo que he visto aquí y lo que me pasó me ayudará a convencerles fácilmente a hacer un viaje a Norda.


Maszoperia

Maszoperia

     Agua, barcos de pesca, redes, peces, son los elementos inseparables de la vida en Casubia. Para muchos, la tradición marítima es toda la vida. Varias generaciones de pescadores se iban de pesca. Partía el padre con el hijo, abuelo con el nieto y no podía ser de otra manera.

La pesca en Hel existía ya 2500 años antes de nuestra era. Para los habitantes de la península la pesca de peces y focas era la principal ocupación, pero también la forma de vida y de manutención de la familia. Según la tradición de Casubia, durante ciertas fiestas era obligatorio el ayuno durante las cuales se podía comer pan, verduras y pescado.


Los pescadores salían al mar o a la bahía en botes con remos lo que permitía sólo un pequeño alcance de pesca. El desarrollo de técnicas para la construcción y numerosos talleres de construcción de barcos han contribuido a la creación de los barcos llamados "Pomeranka" que permitían navegar más lejos. Un gran número de pescadores situado en una zona costera pequeña comenzó a asociarse en grupos llamados "Maszoperia" que navegaban juntos en un barco dirigido por el patrón. Los grupos sin barcos iban con redes o trampas a pescar el bacalao, el salmón o la anguila, a continuación los pescadores compartían entre sí lo que han pescado de acuerdo con sus acciones en la asociación. Los grupos particulares anualmente cambiaban el lugar de la pesca. Cada miembro de la asociación defendía a otros de su grupo contra los riesgos de fraude por parte de los comerciantes, por lo tanto nadie a parte de los mismos interesados sabía quién pertenecían a qué asociación y donde se encontraban. La posición del patrón era heredada y transmitida de padre a hijo, pero su función no era solamente de compartir los beneficios. Su obligación también era el cuidado y mantenimiento de las viudas y los huérfanos a cuyos familiares les tragó el mar y de los pescadores ancianos que ya no estaban en condiciones de trabajar.


Varias veces al año las asociaciones se reunían para cerebrar los ritos relacionados con el mar. El día de los Reyes Magos tenía lugar la fiesta llamada "maszopsko" durante la cual se cosía la traína. Esta ceremonia era para terminar el año pasado y comenzar oficialmente la nueva temporada de pesca. Durante la fiesta se bendecían las traínas preparadas durante el frío invierno.


Los pescadores esperaban con impaciencia la fiesta de San Gregorio (12 de marzo), ya que ese día se iniciaba solemnemente la temporada de pesca del salmón. A la salida del sol se bendecía traína en la orilla del mar. Las primeras redes echaba el patrón con varios pescadores. Le importaba no sólo la calidad de las redes y su tamaño, sino también protegía su grupo contra la hechicería, por esta razón en cada una de las cuatro esquinas de la red le tejía un lazo rojo. Desde entonces se iniciaba un período de intenso trabajo en el mar.