Las mansiones de la nobleza y los palacios de las familias nobles de la región de Pomorze es un elemento original de esta zona. Prácticamente en cada rincón de la región se pueden encontrar las fincas, previas propiedades de las familias Krokowscy, Przebendowscy, von Massow, Wejher, von Puttkamer o von Below. Los terrenos especialmente ricos en las fincas antiguas son las tierras de Casubia del Norte y de los alrededores de la ciudad Słupsk (Ziemia Słupska), donde en un número grande se mantuvieron las residencias majestuosas rodeadas de los edificios de explotación y los parques extensos con los árboles de 100 años e incluso más antiguos. Por desgracia, muchas de ellas van desapareciendo. Pero tienen un encanto especial, que atrae y permite volver por un momento a los tiempos remotos, y por eso necesitan rescate urgente. Afortunadamente hay un grupo bastante amplio de los objetos que recuperaron su esplendor previo y hoy atraen a los visitantes polacos y extranjeros, formando en conjunto un producto turístico popular.


     Descubra las mansiones y palacios de Pomorze, sus historias interesantes y cuentos de sus propietarios antiguos.

 

Complejo del palacio y parque en Krokowa

El castillo en Krokowa es un complejo de palacio y parque de quinientos años en el que se encuentra un hotel y un centro cultural local.

Esta sede medieval de la familia Krokow era un castillo pequeño con dos baluartes en las esquinas. En el siglo XVI, Reinhold von Krockow, oficial del ejército real de Segismundo Augusto y Esteban Batory, comenzó su reconstrucción dándole unas formas renacentistas. La capacidad defensiva del castillo fue reforzada con terraplenes y un foso que ha sobrevivido hasta nuestros días. Las formas barrocas y el carácter de palacio de esta residencia es el resultado de la reconstrucción de finales del siglo XVIII hecha por Albert von Krockow, llamado el Loco. De ese período es el parque del palacio. La historia de la familia von Krockow era la típica de los habitantes de la frontera. En los conflictos sus representantes respaldaban a los diferentes bandos, los que servían a Polonia o a su enemigo. El castillo sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial en buen estado, pero en los años de la posguerra fue la sede de la Granja Agrícola del Estado por lo que en gran parte fue devastado. La mejor época para el castillo llegó en 1989, entonces se creó la fundación polaco-alemana "Encuentros Europeos: Centro Cultural de Casubia". Sus fundadores fueron las autoridades locales de Krokowa y un descendiente de la familia von Krockow que vivía en Alemania. El castillo fue restaurado y se convirtió en la sede de la fundación, así como en un hotel de lujo y un restaurante. 34 habitaciones dobles ofrecen la posibilidad de alojamiento en un lugar lleno de tradición y bonito entorno del parque, donde muchos árboles tienen la categoría de monumento natural.

En Catillo en Krokowa es un lugar muy bonito e interesante, ideal tanto para turistas solitarios como grupos organizados de turismo, integración o formación. Numerosas instalaciones de ocio del complejo hotelero y la proximidad al mar hacen que este lugar sea frecuentemente visitado por los turistas.