Las mansiones de la nobleza y los palacios de las familias nobles de la región de Pomorze es un elemento original de esta zona. Prácticamente en cada rincón de la región se pueden encontrar las fincas, previas propiedades de las familias Krokowscy, Przebendowscy, von Massow, Wejher, von Puttkamer o von Below. Los terrenos especialmente ricos en las fincas antiguas son las tierras de Casubia del Norte y de los alrededores de la ciudad Słupsk (Ziemia Słupska), donde en un número grande se mantuvieron las residencias majestuosas rodeadas de los edificios de explotación y los parques extensos con los árboles de 100 años e incluso más antiguos. Por desgracia, muchas de ellas van desapareciendo. Pero tienen un encanto especial, que atrae y permite volver por un momento a los tiempos remotos, y por eso necesitan rescate urgente. Afortunadamente hay un grupo bastante amplio de los objetos que recuperaron su esplendor previo y hoy atraen a los visitantes polacos y extranjeros, formando en conjunto un producto turístico popular.


     Descubra las mansiones y palacios de Pomorze, sus historias interesantes y cuentos de sus propietarios antiguos.

 

Palacio Below en Sławutówko

El Palacio Below que perteneció al rey Juan III Sobieski y la familia Radziwiłł impresiona por su aspecto y entorno, especialmente la terraza del palacio ofrece una magnífica vista al estanque cubierto de árboles.

El principio del siglo XX trajo grandes cambios a Sławutówko. En lugar de la antigua casa señorial se construyó una nueva residencia de la familia van Below. Por desgracia, el idilio en el palacio no duró mucho, la Segunda Guerra Mundial obligó a reescriturar los bienes a un pariente de van Below, Albrecht von Krockow. El origen prusiano de la familia van Below no estaba bien visto por el Ejército Rojo que entró en el país. Los rusos, después de la denuncia de la criada ucraniana del palacio, asesinaron a toda la familia, cuya tumba se encuentra en el bosque cercano. La familia van Below disfrutaba de una buena reputación en la región y se ganó la simpatía de los habitantes del pueblo, por lo que en un acto de represalia lapidaron a la ucraniana que los denunció.


Después de la guerra, la casa pasó a manos de la Granja Agricultora Estatal y ésta dejó de funcionar en la zona, el palacio estuvo abandonado hasta 2001. A continuación, el nuevo propietario llevó a cabo una completa reconstrucción del complejo y ahora el Palacio Below alberga un hotel de lujo con suites decoradas con buen gusto, elegantes habitaciones y un restaurante que ofrece platos internacionales.


Foto: Dep. Turystyki, UMWP