Casubia es un lugar maravilloso creado según una leyenda por Dios, por intercesión de los ángeles y con ayuda de Grifo. La leyenda dice que el Señor durante la creación del mundo dejó una gran superficie arenosa escasa en bosques y lagos, en la que no había vida. A petición de los ángeles miró dentro del saco por si podía dar algo a este lugar y así inclinó el saco sobre la tierra estéril de Casubia y esta recibió muchos bosques, bonitos prados llenos de flores, ríos y lagos con de agua transparente y con el suelo fértil para dar abundantes cosechas todos los años. Para que nada desapareciera de tan maravilloso lugar envió a Grifo para cuidar la región y protegerla de cualquier mal.

El  bordado casubio es el arte local más famoso y popular que tiene sus raíces en el siglo XVIII. Hasta el día de hoy, las bordadoras adornan a mano la tela de lino de acuerdo con los patrones tradicionales y el uso de los colores adecuados para poder decorar las mesas festivas.

En Chmielno podemos ver cómo los sucesivos miembros de la familia Necel hacen a mano las vasijas de barro con ayuda del torno de alfarero impulsado por la fuerza de las piernas. De esta manera se hacen jarras, cuencos y jarrones que luego son decorados con motivos típicos de la cerámica de Necel: ramita de lila, escama, tulipa, estrella de Casubia, corona de Casubia, azucena y tulipán grande.

En el Museo Etnográfico de Wdzydze Kiszewskie podemos visitar una tradicional cabaña llamada en el idioma casubio “chëcz”, en la que vivían los casubios. En el interior se presentan los muebles tradicionales, especialmente aparadores y armarios de cocina decorados a mano por los escultores. La pintura sobre vidrio y la producción de artículos de las raíces de pino también es arte casubio.

Después del trabajo en el campo y las tareas del hogar, los casubios en su tiempo libre se reunían a menudo en sus casas o tabernas para divertirse junto con familiares y vecinos escuchando la música local. El inicio de la fiesta lo anunciaban las alegres melodías del violín diabólico y el típico instrumento casubio llamado “burczybas” hecho de un barril cubierto con una piel de animal. Los que se quedaban sin fuerzas bailando el baile casubio “Koseder” se sentaban a las mesas bien provistas para deleitarse con los exquisitos platos de cocina casubia. El pan al horno hecho con las propias manos, el arenque al estilo casubio y la frambuesa casubia son solo algunas de las especialidades locales. "Jo jem najedłi ë napiti, ale muszi tabaką bëc nos przebiti", según este proverbio casubio después de comer cada verdadero habitante de Casubia debe tomar rapé de su tabaquera.

Hasta el día de hoy se organizan fiestas y banquetes para familiarizarse con la cultura casubia, conocer las costumbres y los rituales y, sobre todo, para escuchar el dialecto de la tierra de Grifo que lleva por el Camino Casubio hacia el mismo corazón de Casubia.

Museo de Casubia en Kartuzy

Museo de Casubia en Kartuzy

     La colección del Museo de Casubia están presentadas en una casona del siglo XIX en ocho salas de exhibición. La exhibición pernamente es dedicada a la pesca, la agricultura, el hogar, la cerámica casubia, el bordado casubio, el dote de la novia y la habitación casubia. Además, el Museo tiene la preciosa colección de las cofias casubias de los siglos XVIII y XIX, llamados "złotogłów" y la colección de los cuadros pintados en vidrio del siglo XIX.

A los visitantes los esperan muchas atracciones del museo, como tocar el instrumento casubio más viejo - violín del diablo, presentación y canto de Kaszëbsci Nutë, el único en Polonia alfabeto para cantar, probar el rapé, café y té, recuerdos.


Se empezó a crear el museo tras la recuperación de la independencia, en el edificio en la calle Cmentarna en Kartuzy el cual antes había albergado el hospital. La colección del museo tenía 106 piezas. La siguiente sede del Museo fue formada en la casa de Hinc en la calle Piłsudskiego. Las pruebas siguientes de formar el Museo las tomó Franciszek Treder, organizando la primera exposición del arte folclórico en su pueblo natal de Borzestów en 1932. Por otro lado, Franciszka Majkowska formó la exposición en Kaszubski Dwór al final de los años 30 del siglo XX.


En el sótano del Museo de Casubia cumplieron las sentencias de prisión los casubios, cuales fueron acusados por deslealtad con el gobierno comunista. Tras el abandono del edificio por la policía secreta socialista (UB) dedicaron el edificio para los fines del Museo de Casubia. Con lapso de años, esa casona del siglo XIX ha cambiado y adaptado para tener el carácter propio relacionado con las tendencias culturales del región de Casubia, presentando el rico patrimonio de Casubia. Desde 1995 el Museo de Casubia lleva el nombre de su fundador Franciszek Treder. El Museo de Casubia fue inscrito al Registro Nacional de Museos llevado por el Ministerio de la Cultura y Patrimonio Nacional.