Los alrededores de Słupsk es una de las regiones turísticas más interesantes de Polonia. Tanto Słupsk, ciudad de setecientos años de historia así como otros lugares de interés, y la proximidad del mar hacen que cada vez más turistas opten por la Región de Słupsk como su destino de viaje.

Słupsk está situado cerca del mar, el cruce del río Słupia con la antigua ruta que llevaba desde oeste hasta este a lo largo de la costa sur del Mar Báltico es el lugar donde fue fundado. Słupsk es una ciudad de cien mil habitantes que se preocupa por sus monumentos, sobre todo por el castillo ducal. La ciudad también está intentando cultivar las tradiciones culinarias locales y ser un centro cultural. Aquí tienen lugar festivales musicales y teatrales, reuniones de artistas, una propia feria y eventos deportivos.

Con la mayor colección del mundo de obras de Witkacy, el ascensor activo más antiguo de Europa y la torre inclinada, la capital de la Región de Słupsk con razón está promocionada con el lema: “Słupsk, más de lo que piensas”.

Igual de encantadora es toda la región. Los mayores atractivos (aparte de las hermosas playas bálticas) son las dunas móviles en los alrededores de Łeba llamadas "desierto de Pomerania" y “Kraina w Kratę” (Región a cuadros) con la típica construcción rural relacionada con la cultura de los eslovincios que antaño poblaban estos terrenos. Otra atracción igual de interesante son las rutas fluviales y monumentos de hidrotecnia de la Región de Słupsk. Las rutas en kayak por el hermoso paisaje y las zonas naturales protegidas permiten no sólo el contacto vivificante con la naturaleza pura, sino también posibilitan conocer muchas soluciones interesantes en el campo de la gestión del agua y el suministro de energía renovable de los ríos.

Este terreno ofrece diversidad, turismo activo cultural y acuático, naturaleza en estado puro y monumentos bien cuidados. En esta región encontramos playas y una excelente cocina local. Este es un lugar ideal para las vacaciones.

"Kraina w kratę" (Región a cuadros)

     El nombre "Kraina w kratę" apareció por primera vez como el título de la exposición  fotográfica celebrada en 1995 en Słupsk que presentaba la belleza de la arquitectura tradicional del pueblo pomerano. Este nombre resultó ser tan apto y atractivo que ahora, después de varios años, sigue funcionando como término oficial y marca turística local.

Es una zona con edificios de entramado, con las vigas embreadas y rellenos blancos que dan a los edificios un singular aspecto a cuadros. La capital de esta región se considera Swołowo que es una aldea cercana a Słupsk con setenta edificios construidos con esta técnica. En una de las casas históricas de Swołowo está el departamento del Museo de Pomerania Central que mantiene el patrocinio organizador y científico sobre esta región. En toda la zona hay paneles informativos que no sólo permiten identificar con precisión los lugares donde se pueden ver las tradiciones arquitectónicas de la región, sino también se puede conocer la historia de los objetos particulares. Aquí también hay más de diez rutas temáticas con una longitud total de casi 400 km. Los nombres de algunas rutas son muy misteriosos. ¿No animan a hacer la excursión los nombres como "Ruta de vías enrolladas" (Szlak zwiniętych torów), "Ruta de Papá Noel" (Mikołajkowy) o "Anillo de la familia Gryfit" (Pierścień Gryfitów)?


Además de las fachadas "a cuadros" domina el plano óval o redondo de la aldea. Una típica "granja a cuadros" tiene generalmente un edificio residencial en el fondo, los edificios de explotación por ambos lados del gran patio y obligatoriamente una puerta de entrada, o incluso, un edificio de puerta del lado de la carretera. Además de las "granjas a cuadros" también se construyeron: iglesias, casas señoriales y edificios de utilidad pública. Este tipo de edificios se pueden encontrar en Darłowo, Sławno, Ustka, Słupsk y muchas otras localidades costeras. Un importante centro de esta región es el Museo del Pueblo Eslovincio en Kluki donde fue conservada una granja original que más tarde fue completada con los edificios de otros lugares amenazados por la destrucción.


"Región a cuadros" es un área sin fronteras, se extiende sobre la franja costera de 50 km de ancho y cuya longitud tiene unos 80 kilómetros. Los edificios tradicionales dispersos sobre una hermosa región con diferentes construcciones del interior de Polonia sin duda vale la pena ser recomendados.