Sopot - romántico, alegre y encantador

                                             

Sopot, una pequeña ciudad situada entre Gdańsk y Gdynia. Por un lado, está rodeado por la bahía de Gdansk, y por el otro lado por el Parque Paisajístico del Tri-ciudad. Para algunos, es la ciudad más romántica de Polonia, para otros propósitos de salud relacionados con los viajes, y aún otros encuentran un gran lugar para relajarse y jugar.

Sopot es sobre todo un spa natural y un balneario. Cada año, los visitantes vienen de todas partes de Polonia para recuperar su salud y beber salmuera saludable y agua de yodo extraída de las profundidades.

Sopot es una ciudad con una rica historia, con uno de los símbolos más característicos de Polonia: el muelle. Este pasillo sobre el mar es un escaparate de la ciudad y, al mismo tiempo, la instalación de este tipo más larga de Europa. Fue construido a finales del siglo XIX y XX. La parte para caminar es más de medio kilómetro, de los cuales más de 450 metros ingresan profundamente en el Golfo de Gdańsk. Restaurado y modernizado sucesivamente, hoy el muelle también puede presumir de un moderno puerto deportivo, donde atracan lujosos yates y barcos. El muelle de Sopot es un lugar para paseos, citas, reuniones. Es un lugar de descanso y relajación. Basta descansar en un banco, de cara al sol, escuchar el sonido de las olas y el canto de las gaviotas, para sentir la felicidad.


Muelle de Sopot con moderno puerto deportivo, fot. pomorskie.travel

En las inmediaciones del muelle de Sopot hay parques históricos: Baños del Norte y Baños del Sur. Encontramos aquí más de 60 especies de árboles y muchas plantas protegidas. Hay una plaza de recreo, un pequeño campo de fútbol y callejones pintorescos, también en bicicleta. En el Parque del Sur, también nos encontramos baños de inhalación, donde se puede obtener salmuera medicinal.

Sopot - atracciones, (no)obvias

En Sopot encuentras también los callejones ubicados a lo largo de la costa, donde se puede caminar (o andar en bicicleta, rollos o rickshaw) en dirección a Gdynia y Gdańsk. A lo largo de los encantadores callejones hay numerosos restaurantes y opciones de establecimientos más pequeños (chirinquitos), dónde se puede degustar principalmente pescado fresco recién capturado. Por el camino, los excursionistas también pasan por hoteles de lujo, que incluyen un Grand Hotel de casi un siglo de antigüedad, centros de bienestar y SPA. Cerca de allí también hay un Departamento de Balneología que ofrece baños de sal y inhalaciones, así como un faro, desde el cual hay una excelente vista del muelle, las playas y el Golfo de Gdańsk.


El legendario Grant Hotel, fot. Sofitel Grand Sopot

El centro del complejo es una calle peatonal representativa en calle Bohaterów Monte Cassino (Heroes del Monte Cassino). Hay principalmente restaurantes, cafés, clubes, así como el escenario del teatro Wybrzeże y una característica, gracias a su arquitectura, Casa curvada. Paseando por la ciudad hacia el suroeste, llegamos a la parte boscosa de la ciudad, donde se encuentra majestuosamente elevada la famosa Ópera del Bosque. Este es un anfiteatro, que desde 1909 es uno de los puntos más importantes del mapa de conciertos de Polonia. Actuaciones, festivales y conciertos tuvieron lugar aquí. La instalación funciona hasta el día de hoy.

A su vez, en la calle de  Jan Jerzy Haffner [Juan Jorge Haffner] (por cierto, el fundador de la playa de baños de Sopot), donde se encuentran las casas y viviendas más magníficas de Sopot, es el Museo Arqueológico al Aire Libre - Grodzisko en Sopot. Es una delicia para los amantes de la historia, porque fue aquí donde se ubicó la antigua fortaleza medieval, datada en el siglo VIII.

Sopot está lleno de vida durante todo el año. Vale la pena visitarlo en verano, cuando el ruido de la calle nunca se detiene, y en el invierno cuando solo se oye el zumbido del mar agitado y el canto de las gaviotas ...


Ópera del Bosque en Sopot. fot. KFP

Jean Georges Haffner

Jean Georges Haffner

     Nació en Colmar, en Alsacia. Era médico, pero hoy en día es recordado y respetado como el creador del balneario de Sopot. Teniendo en cuenta sus logros, no sorprende que sea llamado "el padre de Sopot".

Jean Georges Haffner llegó a los alrededores de Gdansk como médico militar en el ejército de Napoleón Bonaparte en su marcha imparable por los países europeos. Fue destinado a Gdansk, al que Napoleón llamó el "Gibraltar del Mar Báltico" y lo hizo una ciudad libre. En realidad, los oficiales de Napoleón saquearon la ciudad y su población de una forma despiadada. Una feliz coincidencia para Haffner fue que el gobernador de Gdansk fue nombrado el general Jean Rapp, su compatriota y compañero de la escuela. Gracias a estas relaciones Haffner pudo conseguir mucho, además tenía grandes planes. Además de la práctica de la medicina era partidario y promotor de la salud y creía en el efecto beneficioso en la salud de los baños marítimos. Por recomendación de su amigo y protector, tan sólo un año después de la ocupación francesa de Gdansk, Haffner comenzó a organizar el balneario en Brzeźno. De esta manera, un pueblo de pescadores sin importancia al lado del mar se convirtió en el primer centro de tratamiento termal en el Báltico. Su propósito era servir a los soldados franceses, pero pronto gracias a la moda, aparecieron los seguidores de los baños franceses.


Después de la derrota de Napoleón en Rusia, Haffner no regresó a Francia. Se quedó en Gdansk, y eligió un pequeño pueblo de pescadores junto al mar como lugar para sus planes de vida. Al parecer, escogió este lugar cuando vio por primera vez Sopot, reconociendo que tenía unas condiciones excelentes para abrir los baños y, finalmente, crear un complejo balneario. Se casó en Gdansk con una viuda acaudalada, curaba a las personas, dirigía un baño público, pero cada momento libre lo dedicaba a la planificación, y en enseguida realizó sus ideas gracias a las cuales debemos la existencia de la ciudad de Sopot. Era un buen empresario y con el apoyo del gobierno formó otras instalaciones de baños y ocio en Sopot, centrados alrededor de la actual plaza Skwer Kuracyjny. La moda de los baños marítimos se propagabaa gran escala, por lo que había cada vez más clientes. En pocos años la tranquila aldea pesquera se transformó en un balneario, y 20-30 años más tarde fácilmente podría competir con los prestigiosos centros de este tipo en Europa.


El Dr. Haffner tiene un bonito monumento en el Parque Norte de Sopot y una calle cercana tiene su nombre. También se le reconoce en Brzeźno donde el parque cerca del mar lleva el nombre del fundador del balneario.