Los alrededores de Słupsk es una de las regiones turísticas más interesantes de Polonia. Tanto Słupsk, ciudad de setecientos años de historia así como otros lugares de interés, y la proximidad del mar hacen que cada vez más turistas opten por la Región de Słupsk como su destino de viaje.

Słupsk está situado cerca del mar, el cruce del río Słupia con la antigua ruta que llevaba desde oeste hasta este a lo largo de la costa sur del Mar Báltico es el lugar donde fue fundado. Słupsk es una ciudad de cien mil habitantes que se preocupa por sus monumentos, sobre todo por el castillo ducal. La ciudad también está intentando cultivar las tradiciones culinarias locales y ser un centro cultural. Aquí tienen lugar festivales musicales y teatrales, reuniones de artistas, una propia feria y eventos deportivos.

Con la mayor colección del mundo de obras de Witkacy, el ascensor activo más antiguo de Europa y la torre inclinada, la capital de la Región de Słupsk con razón está promocionada con el lema: “Słupsk, más de lo que piensas”.

Igual de encantadora es toda la región. Los mayores atractivos (aparte de las hermosas playas bálticas) son las dunas móviles en los alrededores de Łeba llamadas "desierto de Pomerania" y “Kraina w Kratę” (Región a cuadros) con la típica construcción rural relacionada con la cultura de los eslovincios que antaño poblaban estos terrenos. Otra atracción igual de interesante son las rutas fluviales y monumentos de hidrotecnia de la Región de Słupsk. Las rutas en kayak por el hermoso paisaje y las zonas naturales protegidas permiten no sólo el contacto vivificante con la naturaleza pura, sino también posibilitan conocer muchas soluciones interesantes en el campo de la gestión del agua y el suministro de energía renovable de los ríos.

Este terreno ofrece diversidad, turismo activo cultural y acuático, naturaleza en estado puro y monumentos bien cuidados. En esta región encontramos playas y una excelente cocina local. Este es un lugar ideal para las vacaciones.

Centrales hidroeléctricas en el río Słupia y Łupawa

Centrales hidroeléctricas en el río Słupia y Łupawa

     Los ríos Słupia y Łupawa son unos hermosos ríos que fluyen a través de lugares vírgenes, interesantes rutas en kayak, pero al mismo tiempo también son muy productivos. Desde hace más de cien años sus aguas aprovechadas por el hombre para trabajar, producen electricidad, la energía verde.

Uno de los atractivos de la región de Pomerania Central son las centrales hidroeléctricas en los ríos Słupia y Łupawa y sus afluentes. La mayor central, Struga, es del siglo XIX, fue fundada en 1896 en el Słupia y hasta hoy funciona la turbina de agua original, por lo que es una de las centrales hidroeléctricas más antiguas del mundo. La central Gałąźnia Mała es considerada la mejor ubicada y fue construida en el siglo XX y en aquel tiempo era la más grande de su tipo en el norte de Europa y tomada en cuenta como modelo para inversiones similares. Los lugares donde están las centrales muy a menudo tienen una larga historia del aprovechamiento de la energía del agua para las necesidades humanas. Así era por ejemplo en el caso de la central Skarszów Dolny ubicada en Skotawa, un afluente del Słupia, donde inicialmente hubo una fábrica de papel impulsada por agua en cuyos fundamentos está el edificio actual de la central en la actualidad.


Nueve centrales hidroeléctricas de la región fueron puestas a disposición del público. Se pueden ver todas las centrales en el Słupia y tres en el Łupawa. Las soluciones técnicas muy interesantes así como las estructuras hidrotecnias, como presas, canales, represas y tuberías son de gran interés para los turistas y especialmente para los kayakistas que dejan de ver un rato el bonito paisaje para conocer la tecnología de la energía a veces muy antigua. Desde el punto de vista turístico, la central en Gałąźnia Mała es considerada la más interesante de los equipos energéticos que siguen funcionando. Aquí se puede ver una exposición que representa el desarrollo de la ingeniería hidráulica y sus diversas aplicaciones, que el hombre inventó para que el agua fluyera a lo largo de los siglos.


Las centrales hidroeléctricas en el Słupia y Łupawa valen la pena ser visitadas para aprender que el uso de las llamadas fuentes renovables de energía no es un invento de nuestros tiempos.