Las calles de la región Pomorze forman un espacio único y original, en el cual cada turista va a encontrar muchas atracciones. Los edificios bonitos, ayuntamientos antiguos, restaurantes de estilo y cafeterías acogedoras son los lugares admirados y visitados por mucha gente. El corazón de cada ciudad fue siempre la plaza mayor (rynek en polaco) y sigue siendo un lugar representativo hasta hoy día. Las callejuelas encantadoras muy a menudo tienen un ambiente característico, diferente para cada una de las localidades particulares. ¡Cuánta belleza tienen las calles de Gdańsk, Chojnice, Tczew o Wejherowo que se juntan todas en rynek! Encontramos también las cuidades jóvenes, como Gdynia, donde las arterias modernas junto con la arquitectura modernista forman un sistema urbano único en el nivel europeo.

 

Calle Polanki en Gdansk Oliwa

Calle Polanki en Gdansk Oliwa

     La calle Polanki es un antiguo camino por el que los monjes cistercienses que vivían en Oliwa iban a Gdansk. En la actualidad, esta calle es una arteria paralela a la calle principal Grunwaldzka que lleva desde el centro de Gdansk por Wrzeszcz y Oliwa hasta Sopot.

Esta encantadora calle que pasa entre las colinas de Oliwa era conocida como un lugar con cualidades especiales. No es de extrañar que los habitantes más adinerados de Gdansk trataran de comprar incluso la parcela más pequeña de sus proietarios, los cistercienses de Oliwa. Tener una residencia veraniega en la calle Polanki elevaba el rango y renombre de la familia. A principios del siglo XVIII en la calle Polanki había 24 viviendas mientras que el número de casas en el período entre las guerras superó las 100 casas. En las inmediaciones de estas villas impresionantes que han sobrevivido hasta hoy vive el polaco galardonado con el premio Nobel y ex presidente de Polonia, Lech Walesa.

Algunas de las residencias fueron destruidas y en su lugar se construyeron nuevas casas. También hay algunos edificios muy bien restaurados con un jardín maravilloso alrededor, los otros edificios son descuidados y arruinados. Esto permite imaginarse como era antes este camino con las residencias veraniegas.


Las residencias mejor conservadas en la calle Polanki es el Complejo de la Mansión Quellbrunn, que ahora es propiedad de las hermanas de Santa Brígida, y Montbrilliant. Otras mansiones han sido adaptadas, entre otros, al edificio del hospital, o por el estado no están disponibles para visitar. En los años recientes se han empezado a renovar las residencias para que recuperen su antigua gloria. Merece la pena pasear por la calle Polanki para sentirse como en el antiguo Gdansk.