Los edificios religiosos de estilo gótico y barroco, con vigas entramadas y llenados con una estructura blanca de barro. Sólo en Pomerania puede descubrir tanta variedad. La rica decoración interior, las pinturas murales y las vidrieras de colores completan la magnitud de estos edificios impresionantes.

Iglesia de Santiago el Apóstol en Lębork

La primera mención de la creación del templo contiene el acto fundador de 1341, su construcción probablemente terminó en el siglo XV.

La iglesia gótica fue construida con una gran torre y cubierta con tejado a dos aguas y dos remates neo-góticos en el norte y el sur. El interior del templo, después de muchas restauraciones, perdió su frío carácter gótico. La única bóveda de cristal original que se ha conservado en la sacristía y los elementos más antiguos del interior son las tumbas renacentistas colocadas en la pared sur del presbiterio. Son las lápidas sepulcrales del gobernante de Lębork y Bytów, Joachim Sycewic y su hija de tres años, Dorota. También merece la atención el altar barroco que data de 1702 con una pintura que presenta la escena de la crucifixión de Cristo con María y María Magdalena arrodilladas a los pies de la cruz. Un elemento interesante del santuario es el tabernáculo con las esculturas hechas de marfil que se refiere a la estructura arquitectónica del altar, así como los cuatro altares del siglo XVIII: el altar de San Antonio, el remate con la imagen moderna de María pisoteando la serpiente, el altar con una imagen del descenso de Cristo y el altar dedicado a la Sagrada Familia. Además, en el primer pilar desde el presbiterio en la nave mayor está el valioso púlpito rococó de madera policromada y el baldaquín poligonal coronado con una escultura de madera de Santiago. Gracias a los esfuerzos de los franciscanos, en junio de 2010 las reliquias de primer grado del Apóstol Santiago fueron traídas al templo del Vaticano. Desde el 25 de julio de 2010 por el decreto del obispo de Pelplin la iglesia es el Santuario Diocesano de Santiago.