Licor de ámbar

El ámbar y los productos de ámbar han sido aplicadas en la medicina popular europea, y las investigaciones scientíficos recientes han confirmado sus valores curativos.

Preparación de Licor de ámbar

Unos 20 gramos de ámbar fino o machucado remojar en 25 ml de espíritu rectificado 95%. Dejar en un lugar oscuro y caliente para 14 días. Agitar la botella cada un par de días.

Aplicación:

3 gotas en agua una vez al día para las siguientes molestias: infecciones del tracto digestivo, intoxicaciones populares, las enfermedades de garganta, inflamaciones, resfriados y para enforzar el organismo.

Exteriormente se puede usar para untar los pechos, la espalda, articulaciones y músculos. En caso de dolor de cabeza o jaqueca frotar un poco del preparado en el frente y en los sienes.

Las primeras informaciones sobre los valores beneficiosos del ámbar báltico se encuentran en las descripciones hechas por Hipócrates (460-370 a.C.). 3-8% del ácido de ámbar que se encuentra en ámbar estimula el funcionamiento de riñones, intestinos y sistema nervioso. Es la panacea reconocida para reumatismo, asma, enfermedades del sistema respiratorio. En cosmética, se usa el ácido y el aceite de ámbar como las medidas que destruyen radicales libres, bactericidas y desinfectantes. El ácido de ámbar (C4H6O4) tiene la forma de cristales blancos. Enfuerza la vitalidad, la inmunidad del organismo, atrasa los procesos de envejecimiento, funcionando como antioxidante. A partir del ámbar, el ácido de ámbar se puede encontrar en los frutos inmaduros de grosella espinosa, de uvas, en el zumo de remolacha azucarera, de nabo y en ruibarbo.