Los Bosques de Tuchola es una de las mayores áreas de bosques en Polonia que abarca alrededor de 3 mil kilómetros cuadrados cubiertos de coníferas, sobre todo pinos. El relieve diversificado con una rica red fluvial se suma al atractivo paisajístico. Algunos bosques están bajo protección jurídica y son un parque nacional.

El Parque Nacional de Bosques de Tuchola cubre un área formada por  un glaciar, más bien, por los fenómenos estrechamente relacionados con su retirada al final de la última glaciación. El hielo derretido y el agua que salía de debajo del glaciar llevaba grandes cantidades de rocas que formaron un paisaje plano, decorado con unos característicos lagos largos y estrechos. Otro de los atractivos geográficos del parque son grandes grupos de dunas arenosas que son un fenómeno asociado más a la costa marítima, sin embargo aquí aparecen como dunas continentales. Las numerosas depresiones, a menudo llenas de agua son huellas de grandes masas de hielo desprendidas del glaciar, conocidas como "hielo muerto" que poco a poco se derretían por el calentamiento global. En el parque nacional dominan pinos, pero también hay plantas poco comunes, incluidas arcaicas de la época del retroceso del hielo de los territorios de Polonia del norte. Estas plantas raras ocupan en particular las grandes extensiones de turberas formadas por el recubrimiento de los lagos poco profundos con plantas. También son interesantes los antiguos robles y hayas que antes eran muy populares en Bosques de Tuchola pero en su mayoría fueron destruidos por una mala explotación agrícola del hombre en el pasado.

En Bosques de Tuchola también habitan animales característicos para Europa Central, como corzos, jabalíes, ciervos y zorros, e incluso lobos. Entre las aves se pueden encontrar especies raras como aves liras y urogallos, cigüeñas negras y halcones migratorios.

El área de Bosques de Tuchola también es una zona muy atractiva para los turistas. Entre las atracciones locales dignas de mención son las rutas en kayak por los ríos y lagos, p.ej. por el lago Charzykowskie y la ruta del Gran Canal del Brda, los círculos de piedra en Odry y los monumentos de la hidrotecnia. Los establecimientos de alojamiento y gastronomía ofrecen numerosas casas de huéspedes y casas rurales.

Człuchów

Człuchów

     La ciudad Człuchów orgullosa de su historia de más de 650 años se encuentra en la frontera de Casubia, Krajna y del borde de Bosques de Tuchola, en la parte sur-oeste de Pomerania. Aquí se cruzan dos importantes vías de comunicación: Varsovia - Costa y Berlín - Gorzów - Elbląg - Kaliningrado - países bálticos.

Uno de los atractivos de Człuchów y sus alrededores es el relieve postglacial con característicos lagos y colinas morrenas densamente cubiertas de bosques, el paisaje es extraordinariamente bonito en cada estación del año. Este entorno tan diverso es un paraíso natural para navegantes, pescadores, recolectores de setas, cazadores o amantes del descanso en la naturaleza.


La ventaja de la ciudad es su historia cuyas huellas son aún visibles en muchos lugares. Los orígenes de la población se remontan a la Edad de Piedra. Entonces se estableció un poblado medieval que en los tiempos de los primeros reyes de la dinastía Piast perteneció al castillo de Szczytno. Sin embargo, en 1312 los hijos del gobernador de Kalisz vendieron Człuchów a los caballeros teutónicos que comenzaron a construir una fortaleza defensiva en la inaccesible península. Pronto, se tomó la decisión de fundar la ciudad (gran maestro Enrique Dausemer concedió los derechos de la ciudad el 19 de junio de 1348).


A los amantes de la historia, Człuchów ofrece una leyenda viva de la Orden Teutónica, los jefes polacos del distrito y los tiempos de la posguerra. En esta ciudad, gracias a muchos sus rincones interesantes, sus edificios históricos y su arquitectura específica se pueden descubrir las páginas de la historia del estado polaco. Un ejemplo perfecto son los restos medievales del castillo con una torre octogonal de 46 metros, la capilla y las ruinas de las murallas. También un monumento muy valioso es la iglesia barroca de Santiago fundada entre los años 1644-1647 por el gobernador Jakub Wejher.


Człuchów tiene una amplia oferta de actividades culturales, deportivas y de entretenimiento. En verano hay muchos eventos para los turistas, entre otros: Festival de Canción Infantil de Pomerania, Días de Człuchów, Impresiones Cerveceras, Festival International de Boogies, Motocross.


Człuchów es un lugar de ocio ilimitado. Aquí los amantes del descanso pasivo pueden encontrar tranquilidad, y los turistas que prefieren la forma activa de pasar el tiempo libre pueden disfrutar de muchas posibilidades. En una palabra, es un lugar para todos los gustos. Las grandes extensiones de bosques en la misma ciudad y sus alrededores y cuatro lagos son un paraíso para los recolectores de setas y pescadores. Las sendas por los bosques alrededor de los lagos entre la naturaleza silvestre ofrecen excelentes condiciones para practicar senderismo y ciclismo. Los lagos que rodean la ciudad con muchos lugares adecuados para la relajación posibilitan practicar los deportes y el recreo náutico, los descensos en kayak y las regatas en vela son la atracción especial para los turistas en esta zona.


La ciudad también ofrece una amplia oferta deportiva. Numerosas instalaciones y una infraestructura náutica excelente contribuyen al hecho de que los deportistas encuentren aquí las condiciones perfectas para los encuentros, campamentos y entrenamientos. Człuchów hoy en día es una ciudad atractiva que sin duda le encantará a cada persona.