El voivodato de Pomerania es uno de los pocos lugares donde durante la equitación se puede sentir el aire del mar en el pelo, el olor a bosque, campos y prados, y la brisa marina envuelve el rostro de los jinetes. Los aficionados de las competiciones y los torneos de equitación pueden disfrutar de las carreras en el Hipódromo de Sopot y los amantes de historia de los caballeros con armadura peleando en los torneos en el castillo de Gniewino.