Cistercienses, benedictinos, dominicos y cartujos durante siglos cultivaron tierra y construyeron molinos, iglesias y monasterios. Los restos de su trabajo son ahora un rico patrimonio histórico de la región, y muchos de ellos todavía recuerdan a la Edad Media.