Los milagros en Pomerania iniciaron la creación de santuarios y lugares de culto. El calvario en Wejherowo y Wiele, el Santuario en Sianów y Swarzewo son sólo algunos de los lugares que deben visitar los aficionados al turismo religioso.

Calvario de Wejherowo

Jerusalén de Casubia es el tercer calvario más antiguo de Polonia y uno de los monumentos sagrados más valiosos de Pomerania. Se dice que es la capital espiritual de Casubia a la que llegan muchos peregrinos de toda la región.

El calvario fue financiado por Jakub Wejher, gobernador de Malbork, que en el siglo XVII era el dueño de estas tierras. Una leyenda está relacionada con la creación del calvario y Wejherowo. Jakub Wejher cuando tomaba parte en las expediciones militares a Rusia, durante el asedio de la ciudad Biała fue herido gravemente. Entonces prometió que si salía con vida, fundaría un templo y un convento en sus propiedades. Cumplió su promesa y en 1643 construyó la iglesia de Santa Trinidad, unos años más tarde el convento franciscano y el calvario.

La construcción comenzó en 1649 y la mayoría de las capillas las fundó el mismo Jakub Wejher, después de su muerte la obra de ampliación del calvario la continuaron sus descendientes y los eclesiásticos de Wejherowo y el convento de Oliwa.

Jerusalén de Casubia consta de 26 capillas situadas en las colinas boscosas en la parte sur de la ciudad. Al parecer, las distancias entre las capillas corresponden a las distancias de las estaciones del Vía Crucis en Jerusalén. Debajo de cada capilla hay un puñado de tierra de Jerusalén. Las colinas con las capillas tienen nombres bíblicos como el Monte de los Olivos y el Gólgota.

En términos de arquitectura, las capillas del calvario de Wejherowo son obras únicas del arte barroco en Pomerania. Son excepcionales edificios: la Capilla de la Ascensión, la Oración en el Huerto, el Palacio de Pilatos, la Capilla de Reunión con la Madre, el Palacio de Herodes, la Iglesia de las Tres Cruces y la Tumba de Cristo.

Jerusalén de Casubia es un lugar de muchas ceremonias religiosas. Durante el año hay cinco fiestas y todos los viernes de Cuaresma se celebra el Vía Crucis. Un evento especial que se convierte en una atracción turística cada vez más importante es la Pasión de Cristo que tiene lugar el Viernes Santo. Se trata de una recreación del Vía Crucis con actores, figurantes y una multitud de peregrinos y turistas.