Las mansiones de la nobleza y los palacios de las familias nobles de la región de Pomorze es un elemento original de esta zona. Prácticamente en cada rincón de la región se pueden encontrar las fincas, previas propiedades de las familias Krokowscy, Przebendowscy, von Massow, Wejher, von Puttkamer o von Below. Los terrenos especialmente ricos en las fincas antiguas son las tierras de Casubia del Norte y de los alrededores de la ciudad Słupsk (Ziemia Słupska), donde en un número grande se mantuvieron las residencias majestuosas rodeadas de los edificios de explotación y los parques extensos con los árboles de 100 años e incluso más antiguos. Por desgracia, muchas de ellas van desapareciendo. Pero tienen un encanto especial, que atrae y permite volver por un momento a los tiempos remotos, y por eso necesitan rescate urgente. Afortunadamente hay un grupo bastante amplio de los objetos que recuperaron su esplendor previo y hoy atraen a los visitantes polacos y extranjeros, formando en conjunto un producto turístico popular.


     Descubra las mansiones y palacios de Pomorze, sus historias interesantes y cuentos de sus propietarios antiguos.

 

Mansión en Salino

La mansión en Salino es una casa única e irrepetible en el país construida en forma rectangular y cubierta con un tejado de paja en mansarda. Aquí cada uno puede encontrar unos momentos de tranquilidad y relajación.

La granja en Salino existe desde finales del siglo XVII gracias a aquel propietario de la aldea, el noble Boain Solicki. Por desgracia, el iniciador no vivió para ver el final de la construcción, y el nuevo propietario, el gobernador de Malbork Michael Ernst von Rexin la destinó a lugar de residencia de por vida para los miembros más viejos y más pobres de la familia. En el cercano cementerio está el panteón de la familia Rexin en cuya parte subterránea están las tumbas de la familia. El edificio restaurado sirvió hasta hace poco tiempo como depósito de cadáveres.


La Segunda Guerra Mundial resultó ser muy desfavorable para la mansión que fue devastada. La casa restaurada entre los años 1972-1975 encantaba por su autenticidad, pero no por mucho tiempo. En 1987, en el territorio de la granja estalló un gran incendio que destruyó todos los edificios. La mansión de Salino de nuevo recuperó su esplendor en 1994 y desde 2004 es propiedad de un particular que transformó la hacienda del siglo XVII en una granja de agroturismo que dispone de cinco habitaciones en la planta baja y 5 dormitorios en el primer piso. El interior del edificio está decorado con las estufas del siglo XIX y un orinal portátil de metal ricamente adornado.


Como casi todas las mansiones, esta también tiene su leyenda que cuenta que los días de mucho viento emerge del lago cercano la Dama Blanca con su vestido de novia. El fantasma se acerca a la mansión y llama a la abuela pidiéndola perdón. La historia dice que una de las hijas de Rexin se enamoró de un noble terrateniente de Prusia. Su abuela patriota defendió la cultura polaca y se negó a conceder la bendición a su nieta y echo una maldición. No fue necesario esperar mucho tiempo para el drama amoroso... durante el viaje en trineo en la boda se rompió el hielo y las oscuras aguas del lago se tragaron a los enamorados. Es interesante que los registros históricos de Salino hagan una referencia a un paseo en trineo que se ahogó en el lago Jezioro Salińskie y en el borde de la isla se encontraron fragmentos de patines de trineo...