La vela es uno de los factores clave en el desarrollo del voivodato de Pomerania, debido a la proximidad del mar, numerosos lagos y una extensa red fluvial. La capital del voivodato, Gdansk, tuvo sus años de gloria, entre otros, gracias al acceso al mar y el río Vístula que desemboca en el Mar Báltico. Esta ciudad hoy en día recibe a los turistas que amarran los yates y veleros en el moderno puerto deportivo.