Casubia es un lugar maravilloso creado según una leyenda por Dios, por intercesión de los ángeles y con ayuda de Grifo. La leyenda dice que el Señor durante la creación del mundo dejó una gran superficie arenosa escasa en bosques y lagos, en la que no había vida. A petición de los ángeles miró dentro del saco por si podía dar algo a este lugar y así inclinó el saco sobre la tierra estéril de Casubia y esta recibió muchos bosques, bonitos prados llenos de flores, ríos y lagos con de agua transparente y con el suelo fértil para dar abundantes cosechas todos los años. Para que nada desapareciera de tan maravilloso lugar envió a Grifo para cuidar la región y protegerla de cualquier mal.

El  bordado casubio es el arte local más famoso y popular que tiene sus raíces en el siglo XVIII. Hasta el día de hoy, las bordadoras adornan a mano la tela de lino de acuerdo con los patrones tradicionales y el uso de los colores adecuados para poder decorar las mesas festivas.

En Chmielno podemos ver cómo los sucesivos miembros de la familia Necel hacen a mano las vasijas de barro con ayuda del torno de alfarero impulsado por la fuerza de las piernas. De esta manera se hacen jarras, cuencos y jarrones que luego son decorados con motivos típicos de la cerámica de Necel: ramita de lila, escama, tulipa, estrella de Casubia, corona de Casubia, azucena y tulipán grande.

En el Museo Etnográfico de Wdzydze Kiszewskie podemos visitar una tradicional cabaña llamada en el idioma casubio “chëcz”, en la que vivían los casubios. En el interior se presentan los muebles tradicionales, especialmente aparadores y armarios de cocina decorados a mano por los escultores. La pintura sobre vidrio y la producción de artículos de las raíces de pino también es arte casubio.

Después del trabajo en el campo y las tareas del hogar, los casubios en su tiempo libre se reunían a menudo en sus casas o tabernas para divertirse junto con familiares y vecinos escuchando la música local. El inicio de la fiesta lo anunciaban las alegres melodías del violín diabólico y el típico instrumento casubio llamado “burczybas” hecho de un barril cubierto con una piel de animal. Los que se quedaban sin fuerzas bailando el baile casubio “Koseder” se sentaban a las mesas bien provistas para deleitarse con los exquisitos platos de cocina casubia. El pan al horno hecho con las propias manos, el arenque al estilo casubio y la frambuesa casubia son solo algunas de las especialidades locales. "Jo jem najedłi ë napiti, ale muszi tabaką bëc nos przebiti", según este proverbio casubio después de comer cada verdadero habitante de Casubia debe tomar rapé de su tabaquera.

Hasta el día de hoy se organizan fiestas y banquetes para familiarizarse con la cultura casubia, conocer las costumbres y los rituales y, sobre todo, para escuchar el dialecto de la tierra de Grifo que lleva por el Camino Casubio hacia el mismo corazón de Casubia.

El complejo de ex-monasterio en Żukowo

El complejo de ex-monasterio en Żukowo

     El complejo de ex-monasterio en Żukowo es el monumento arquitectónico más antiguo en Casubia, que oculta muchas preciosas obras del arte. Su historia está relacionada con la presencia de las hermanas norbertinas en la tierra de Żukowo, las cuales llegaron aquí ya en el siglo XIII.

Gracias a los esfuerzos del duque de Gdańsk Mściwój I y su esposa Zwinisława, el acto de fundación del monasterio de las norbertinas fue emitido y al principio en virtud de este acto, las hermanas recibieron cuatro aldeas. Posiblemente la construcción del monasterio en Żukow fue iniciada en 1212, y poco después llegaron las primeras monjas. Desde ese momento, el desarollo de la aldea fue estrechamente relacionada con la hacienda del monasterio. Desde sus principios, el monasterio llevaba la escuela femenina para las hijas de los aristócratas de Gdansk. En la escuela enseñaban la costura, trabajos manuales, el bordado de vestiduras, y también el bordado folclórico de Casubia, que hoy en día se llama "el estilo de Żukowo", en cual la ornamentación de este bordado han sobrevivido hasta el día de hoy. La regla de las monjas fue severa, tenían que realizar el ayuno riguroso.


Las norbertinas de Żukowo tenían por siglos bienes inmuebles (tenían muchas mansiones y haciendas), tenían derecho a pescar en los lagos Raduńskie, y entre sus propiedades había entre otras, cervecería, asseradero, fábrica de ladrillos, molino. Las guerras en los siglos XVII y XVIII destruyeron otra vez Żukowo. Los ordenes prusianos del 1810 y del 1815 condenaron el convento de Żukowo a la muerte, como prohibieron llevar el novicio, admitir monjas nuevas y elegir la priora.


El monasterio existió hasta la mitad del siglo XIX. En 1834 el landrat de Kartuzy Stein ejecutó la disolución del monasterio en nombre del gobierno prusiano. Dejaron las diez hermanas que habían quedado para vivir allí hasta su muerte. La última hermana Agnieszka Bojanowska murió en 1862 cuando tenía 81 años, fue ella que llevaba al final la crónica del monasterio y enseñó a las bordadoras de las aldeas la técnica del bordado, leyendas y cuentos de la vida del monasterio.


La iglesia del ex-monasterio data del siglo XIII - XIV y es el edificio sagrado más antiguo en Casubia. Los monumentos más preciosos de este templo maravilloso son:


Altar principal - renacimiento tardío, dorado, de tres plantas, de madera esculpida policromada. En la parte central está la pintura que viene del taller de Herman Han, y presenta a la Asunción de la Bienaventurada Virgen María - la patrona de la iglesia.


Tríptico de Amberes - altar datado de los años 1515 - 1525, del gótico tardío, perteneciendo al tipo que se llama "altares de Antuerpia" que se caracterizan por la riqueza extraordinaria de la escultura de las estatuas.


Bautismal barroco de la segunda mitad del siglo XVII, ejecutada de madera dorada y policromada.


Altar barroco de San Norberto - altar lateral del siglo XVIII, a la izquierda del altar principal. Ejecutado de madera dorada y policromada en color verde, beige y color de rosa.


Crucifijo gótico - obra escultórica policromada de Jesucristo crucificado de alrededor del año 1360


Altar de Madonna - altar lateral barroco, originalmente ejecutado en la primera mitad del siglo XVII, agrandado en la primera mitad del siglo XVIII.


La pintura para conmemorar el asesinato de la Norbertina - la obra en la pared del sur presenta a las hermanas, las cuales fueron asasinadas por los prusianos paganos durante el ataque en 1224.