Los ríos como Słupia, Radunia, Wieżyca, gracias a su ubicación y la energía que fluye del agua eran  utilizados para la construcción de las centrales hidroeléctricas. Muchas de las instalaciones siguen funcionando y pueden ser visitadas. La que merece una visita es p.ej. la central eléctrica más antigua de Europa en Struga, que está situada en lo más alto en el río Radunia en Bielkowo. Las leyes de la física, química y matemáticas fueron calmadas en los puentes, maquinaria, edificios de antiguas fábricas y también son presentadas en las exposiciones temáticas, p.ej. en el Centro Hevelianum.

Histórica forja de agua en Oliwa

Este antiguo Molino XIII antaño fue la mayor planta industrial del arroyo Potok Oliwski y formó parte de una gran propiedad. Actualmente es el único monumento de este tipo en Polonia del norte.

La forja llamada "młotownia" porque trabajaban en ella dos grandes martillos, fue mencionada en fuentes escritas ya en 1597, cuando era propiedad del dueño de grandes riquezas, Jan Klinghammer, que la vendió al abad cisterciense de Oliwa, Dawid Konarski.


Aquí había dos forjas de hierro: una grande, que es ahora la sede del museo, otra pequeña y un molino de pólvora. Entonces era diferente la red de aguas y las edificaciones en las proximidades de la gran forja que daba muchos beneficios al convento. En el siglo XVIII, el arrendatario de esta instalación pagaba 140 florines al año y proporcionaba el hierro al monasterio en una cantidad de 3,5 libras de barco (1 libra de barco = 139 kg). En la forja, en 1830, produjo todavía 1340 libras de barco.


La planta no sufrió grandes daños durante la guerra en 1945, después se hizo cargo la cooperativa "Żeliwiak" que la utilizó durante dos ańos y debido a falta de rentabilidad de la producción renunció. El único monumento industrial de este tipo en el norte de Polonia fue devastado poco a poco.


Después de las intervenciones de los amantes de los monumentos históricos en 1957 la fábrica fue adquirida por el Museo de Tecnología NOT de Varsovia. Después de asegurar el edificio en ruinas y los demás dispositivos, encontrar la documentación y desarrollar las condiciones técnicas, el edificio fue renovado y convertido en museo que fue abierto al público el 17 de junio de 1978.


La Forja de Agua invita a los turistas y grupos de turistas. La producción no ha sido reiniciada, sólo se muestra el trabajo de la planta y acuña recuerdos de metal para los visitantes. El equipamiento de la Forja es típico del Renacimiento y se compone, entre otros, de tres ruedas hidráulicas, dos rodillos de roble macizo, martillos, horno, grandes tijeras para cortar hierro.


Junto a la fábrica se han conservado en su forma original: dos compuertas, la represa y el gran estanque de la forja. Al Molino XIII todavía pertenecían dos talleres independientes situados cerca del arroyo y unidos con una amplia cubierta de tejado. Un poco más lejos se encuentra una casa señorial de una planta recién renovada de finales del siglo XVIII (más tarde reconstruida) que perteneció al dueño del Molino XV.