Pomerania es una región con un relieve del terreno muy variado y paisaje diverso. Muchas colinas en Casubia, Kociewie o en la costa facilitan admirar panoramas de Pomerania. Además de miradores naturales también hay varias torres de observación y otros lugares que ofrecen una vista impresionante.


     Una de las características distintivas de Pomerania son los faros ubicados cerca del mar, en principio realizan funciones de navegación, pero la mayoría de ellos está disponible a los visitantes  por lo que son una gran atracción turística y unos perfectos miradores. En el voivodato de Pomerania hay en total 10 miradores.

 

     Numerosas torres y plataformas de observación ubicadas en el voivodato de Pomerania muestran perfectamente la diversidad del paisaje de la región. Merece la pena ir a Gniewino para subir a “Kaszubskie Oko” (Ojo de Casubia) y ver “Dom Rybaka” (Casa del Pescador) en Władysławowo. Las plataformas de observación en Wdzydze Kiszewskie, la cima de Wieżyca, Pachołek y Góra Lemana en los  alrededores de Bytów son sólo algunos de los lugares desde donde se puede admirar un vasto panorama de Pomerania.

 

     Debido a la diferencia de altura, la región abunda en miradores naturales. Algunos de ellos están marcados, otros están ocultos y los descubren sólo los visitantes más apasionados.


     En la zona costera no faltan lugares con vistas espectaculares. La duna Czołpińska, Lubiatowska y Łącka en el Parque Nacional Słowiński y el monte “Góra Libek” en Kuźnica con los sitios desde donde se puede admirar la belleza del Mar Báltico. El acantilado junto al mar es una creación de la naturaleza que perfectamente sirve como mirador natural. El acantilado más popular está en Gdynia Orłowo, desde cuya cima se puede disfrutar de la bahía y las playas de Orłowo y Sopot.

 

     El relieve ondulado de Pojezierze Kaszubskie hace que esta zona esté llena de lugares donde se pueden admirar los pintorescos lagos casubios. Los miradores más interesantes y mejor disponibles están ubicados a lo largo del Camino Casubio (Droga Kaszubska) o en sus alrededores: Sobótka en Ręboszewo, Góra Jastrzębia en Ostrzyce, Góra Tamowa en los alrededores de Chmielno y Złota Góra con una buena plataforma de observación.

 

     Además, la aglomeración Trójmiasto es rica en numerosos miradores naturales y bien acondicionados. El mirador más popular en el centro de Gdynia es Kamienna Góra. Desde la cima de la montaña bien organizada se extiende la vista a la parte más representativa de la ciudad, es decir, el muelle sur con gran parte de la bahía, el puerto deportivo, el barco “Dar Pomorza” y el famoso rascacielos “Sea Towers”, mientras que desde el otro lado podemos ver un amplio panorama al centro de Gdynia.


     En Sopot un lugar popular para el ocio es Łysa Góra que aparte de una pista de esquí también tiene la función del mirador. Cuando hace buen tiempo se puede ver la torre de la Iglesia de la Virgen María (Kościół Mariacki) de Gdansk. Un sitio un poco menos conocido es la elevación Wzniesienie Strzeleckie situada cerca de Opera Leśna. Ambos puntos están en la Ruta de Zorros que se puede recorrer andando y es también llamada la Ruta de los Miradores.


     Hay dos miradores maravillosos en Gdańskie Grodzisko. En la cima de la montaña Góra Gradowa se alza el mirador y la enorme Cruz del Milenio colocada en el año 2000 con motivo del 2000 aniversario del cristianismo y los 1000 años de Gdansk. Sin lugar a dudas, este es el mejor mirador de Trójmiasto del que se ve casi todo el centro de Gdansk junto con el Casco Antiguo y la Ciudad Principal y la zona de astilleros. En  Grodzisko también está el segundo mirador llamado “Mesa de Napoleón”. De acuerdo con la leyenda de este lugar, en 1807 Napoleón dirigió el asedio de Gdansk. Para conmemorar este evento, debajo del pequeño manzano está el  monumento en forma de mesa con un mapa de Gdansk, un gorro y un abrigo del emperador. También podemos disfrutar de bonitos panoramas del bastión Bisonte (Żubr) y Santa Gertrudis en Dolne Miasto de Gdansk.

Pachołek

Pachołek es una colina de más de 100 metros situada en uno de los barrios más bonitos de Gdańsk, Oliwa.

Anteriormente conocida como Colina de Carlos, en alemán Karlsberg. La colina se llama Pachołek que significa poste y este nombre probablemente proviene de los siervos del monasterio. Debido a que pastaban ovejas en el bosque, en la parte inferior de la colina podría haber un refugio para protegerse de la lluvia. También podría haber una torre de vigilancia contra incendios, ya que como se menciona que en 1739 hubo un incendio forestal cerca de la colina que fue apagado por el padre prior, el padre Ambrosio y los habitantes de Oliwa.
Por iniciativa del abad de Oliwa, Carlos von Hohenzollern-Hechingen, en 1798 ahí fue construido un pabellón de observación que en 1882 fue sustituido por la construcción de hierro y ladrillo. La torre fue destruida durante la guerra cuando las tropas alemanas la hicieron estallar con el temor de que sería punto de observación al campo de batalla. Desde 1975 la plataforma de 15 metros ofrece una vista panorámica del Golfo de Gdańsk y de la ciudad.