Los alrededores de Słupsk es una de las regiones turísticas más interesantes de Polonia. Tanto Słupsk, ciudad de setecientos años de historia así como otros lugares de interés, y la proximidad del mar hacen que cada vez más turistas opten por la Región de Słupsk como su destino de viaje.

Słupsk está situado cerca del mar, el cruce del río Słupia con la antigua ruta que llevaba desde oeste hasta este a lo largo de la costa sur del Mar Báltico es el lugar donde fue fundado. Słupsk es una ciudad de cien mil habitantes que se preocupa por sus monumentos, sobre todo por el castillo ducal. La ciudad también está intentando cultivar las tradiciones culinarias locales y ser un centro cultural. Aquí tienen lugar festivales musicales y teatrales, reuniones de artistas, una propia feria y eventos deportivos.

Con la mayor colección del mundo de obras de Witkacy, el ascensor activo más antiguo de Europa y la torre inclinada, la capital de la Región de Słupsk con razón está promocionada con el lema: “Słupsk, más de lo que piensas”.

Igual de encantadora es toda la región. Los mayores atractivos (aparte de las hermosas playas bálticas) son las dunas móviles en los alrededores de Łeba llamadas "desierto de Pomerania" y “Kraina w Kratę” (Región a cuadros) con la típica construcción rural relacionada con la cultura de los eslovincios que antaño poblaban estos terrenos. Otra atracción igual de interesante son las rutas fluviales y monumentos de hidrotecnia de la Región de Słupsk. Las rutas en kayak por el hermoso paisaje y las zonas naturales protegidas permiten no sólo el contacto vivificante con la naturaleza pura, sino también posibilitan conocer muchas soluciones interesantes en el campo de la gestión del agua y el suministro de energía renovable de los ríos.

Este terreno ofrece diversidad, turismo activo cultural y acuático, naturaleza en estado puro y monumentos bien cuidados. En esta región encontramos playas y una excelente cocina local. Este es un lugar ideal para las vacaciones.

Playas de Ustka

Playas de Ustka

      Veranear en Ustka es algo más que nadar en el mar y estar tumbado en la arena dorada. La playa en Ustka, más concretamente, las dos playas en Ustka separadas por un puerto, proporcionan una experiencia tan buena como la que ofrecen los balnearios más famosos del mundo.

Desde hace varios años, las personas que toman el sol en Ustka se enfrentan al dilema: ¿playa este u oeste? Y es un dilema tan difícil como agradable, ya que ambas playas ofrecen muchísimas atracciones. La playa del este ubicada en el paseo marítimo, cerca de la parte más antigua de la ciudad, es fácilmente accesible por lo que goza de gran popularidad en cada temporada. Aquí florece la vida social, se practican deportes de playa como voleibol y fútbol playa. También se alquila una gran variedad de equipos acuáticos por lo que podemos sentir un poco la lucha con el mar. Es un verdadero paraíso para los niños. Grandes toboganes, castillos inflables y trampolines permiten que los niños gasten el exceso de energía saltando. La guardería en la playa, una verdadera rareza, permite a los padres descansar en la playa sin hijos. Además, unas plataformas de madera llevan hasta el agua a las personas con discapacidad y los niños en carritos.


El sol se toma un poco diferente en el lado oeste del río Słupia. En primer lugar, se necesita llegar allí y, aunque no es difícil, más bien es un atractivo adicional, ya que el ferry ofrece el transporte por el agua a través del canal que en temporada sale cada quince minutos. A la playa oeste también se puede llegar en trenecito de Ustka o caminando una ruta de 3 kilómetros a través del puente sobre el río Słupia.


La playa oeste es mucho más ancha que la del este, también mucho más salvaje, y por lo tanto generalmente es menos frecuentada que la del este. Aunque la infraestructura de la playa es mucho más limitada, este es un lugar ideal para cada persona que prefiera un modo más tradicional de estar en la playa. Los socorristas velan por la seguridad en ambas playas.


Por la noche, cuando la playa se queda desierta, la vida de la playa se traslada a decenas de pequeños bares y locales más sofisticados y cercanos a la playa este. También se puede estar en la playa y disfrutar de los campos deportivos iluminados, o escuchar un concierto o bailar en una terraza tomando una cerveza.


En comparación con otras maravillosas playas polacas, ambas playas de Ustka parecen ser un lugar donde todos pueden encontrar algo para ellos mismos. La relajación cerca del mar puede durar desde la mañana hasta la noche. No es de extrañar que desde hace años las playas de Ustka disfruten de una merecida reputación.