Sopot - romántico, alegre y encantador

                                             

Sopot, una pequeña ciudad situada entre Gdańsk y Gdynia. Por un lado, está rodeado por la bahía de Gdansk, y por el otro lado por el Parque Paisajístico del Tri-ciudad. Para algunos, es la ciudad más romántica de Polonia, para otros propósitos de salud relacionados con los viajes, y aún otros encuentran un gran lugar para relajarse y jugar.

Sopot es sobre todo un spa natural y un balneario. Cada año, los visitantes vienen de todas partes de Polonia para recuperar su salud y beber salmuera saludable y agua de yodo extraída de las profundidades.

Sopot es una ciudad con una rica historia, con uno de los símbolos más característicos de Polonia: el muelle. Este pasillo sobre el mar es un escaparate de la ciudad y, al mismo tiempo, la instalación de este tipo más larga de Europa. Fue construido a finales del siglo XIX y XX. La parte para caminar es más de medio kilómetro, de los cuales más de 450 metros ingresan profundamente en el Golfo de Gdańsk. Restaurado y modernizado sucesivamente, hoy el muelle también puede presumir de un moderno puerto deportivo, donde atracan lujosos yates y barcos. El muelle de Sopot es un lugar para paseos, citas, reuniones. Es un lugar de descanso y relajación. Basta descansar en un banco, de cara al sol, escuchar el sonido de las olas y el canto de las gaviotas, para sentir la felicidad.


Muelle de Sopot con moderno puerto deportivo, fot. pomorskie.travel

En las inmediaciones del muelle de Sopot hay parques históricos: Baños del Norte y Baños del Sur. Encontramos aquí más de 60 especies de árboles y muchas plantas protegidas. Hay una plaza de recreo, un pequeño campo de fútbol y callejones pintorescos, también en bicicleta. En el Parque del Sur, también nos encontramos baños de inhalación, donde se puede obtener salmuera medicinal.

Sopot - atracciones, (no)obvias

En Sopot encuentras también los callejones ubicados a lo largo de la costa, donde se puede caminar (o andar en bicicleta, rollos o rickshaw) en dirección a Gdynia y Gdańsk. A lo largo de los encantadores callejones hay numerosos restaurantes y opciones de establecimientos más pequeños (chirinquitos), dónde se puede degustar principalmente pescado fresco recién capturado. Por el camino, los excursionistas también pasan por hoteles de lujo, que incluyen un Grand Hotel de casi un siglo de antigüedad, centros de bienestar y SPA. Cerca de allí también hay un Departamento de Balneología que ofrece baños de sal y inhalaciones, así como un faro, desde el cual hay una excelente vista del muelle, las playas y el Golfo de Gdańsk.


El legendario Grant Hotel, fot. Sofitel Grand Sopot

El centro del complejo es una calle peatonal representativa en calle Bohaterów Monte Cassino (Heroes del Monte Cassino). Hay principalmente restaurantes, cafés, clubes, así como el escenario del teatro Wybrzeże y una característica, gracias a su arquitectura, Casa curvada. Paseando por la ciudad hacia el suroeste, llegamos a la parte boscosa de la ciudad, donde se encuentra majestuosamente elevada la famosa Ópera del Bosque. Este es un anfiteatro, que desde 1909 es uno de los puntos más importantes del mapa de conciertos de Polonia. Actuaciones, festivales y conciertos tuvieron lugar aquí. La instalación funciona hasta el día de hoy.

A su vez, en la calle de  Jan Jerzy Haffner [Juan Jorge Haffner] (por cierto, el fundador de la playa de baños de Sopot), donde se encuentran las casas y viviendas más magníficas de Sopot, es el Museo Arqueológico al Aire Libre - Grodzisko en Sopot. Es una delicia para los amantes de la historia, porque fue aquí donde se ubicó la antigua fortaleza medieval, datada en el siglo VIII.

Sopot está lleno de vida durante todo el año. Vale la pena visitarlo en verano, cuando el ruido de la calle nunca se detiene, y en el invierno cuando solo se oye el zumbido del mar agitado y el canto de las gaviotas ...


Ópera del Bosque en Sopot. fot. KFP

The first notions of a pier being created in Sopot derive from 18th Century and it was used for transportation purposes by the Russians during their siege of Gdańsk. The real pier (molo), however, was constructed for the enjoyment of guests at the beginning of the 19th Century.

The Pier in Sopot is one of the symbols of the health resort. Its history going back to the idea of creating a resort in the small fishing village on Gdansk Bay. The idea was pursued by Jean Georges Haffner, a French Doctor, who arrived there as an Army Doctor serving Napoleon's troops and who decided to stay in Gdańsk after the imperial plans of the French emperor had been demolished. He is the creator of the whole infrastructure of bathing and tourist attractions in Sopot, including the pier going into the sea.

The first pier from Haffner's times was only 30 metres long and was deconstructed before each winter to preserve its parts from sea storms. In the 19th Century it was extended to 150 metres and at the beginning of the 20th Century it was over 300 metres long, but today's length results from the reconstruction which took place at the end of the 1920's. Precise information on its current length depends on various measuring points chosen. The safest bet is to say that the pier in Sopot is approximately half a kilometre long.

It remains the longest wooden pier in Europe and was recently quite substantially modernised. First, in the 1890's, its tip was secured with a concrete head against the strong forces of the sea, and then in the 20th Century the pier underwent general preservation works and a yacht harbour was constructed at its southern end.

For almost 200 years a walk across the pier remains the obligatory part of any visit to Sopot, notwithstanding where you arrived from, be it a long distance or just a weekend family walk. Half a kilometre into the sea for anyone who walked from the beach to the end of the pier offers a great view onto the Sopot panorama and helps discover the dangerous beauty of the sea.