Casubia es un lugar maravilloso creado según una leyenda por Dios, por intercesión de los ángeles y con ayuda de Grifo. La leyenda dice que el Señor durante la creación del mundo dejó una gran superficie arenosa escasa en bosques y lagos, en la que no había vida. A petición de los ángeles miró dentro del saco por si podía dar algo a este lugar y así inclinó el saco sobre la tierra estéril de Casubia y esta recibió muchos bosques, bonitos prados llenos de flores, ríos y lagos con de agua transparente y con el suelo fértil para dar abundantes cosechas todos los años. Para que nada desapareciera de tan maravilloso lugar envió a Grifo para cuidar la región y protegerla de cualquier mal.

El  bordado casubio es el arte local más famoso y popular que tiene sus raíces en el siglo XVIII. Hasta el día de hoy, las bordadoras adornan a mano la tela de lino de acuerdo con los patrones tradicionales y el uso de los colores adecuados para poder decorar las mesas festivas.

En Chmielno podemos ver cómo los sucesivos miembros de la familia Necel hacen a mano las vasijas de barro con ayuda del torno de alfarero impulsado por la fuerza de las piernas. De esta manera se hacen jarras, cuencos y jarrones que luego son decorados con motivos típicos de la cerámica de Necel: ramita de lila, escama, tulipa, estrella de Casubia, corona de Casubia, azucena y tulipán grande.

En el Museo Etnográfico de Wdzydze Kiszewskie podemos visitar una tradicional cabaña llamada en el idioma casubio “chëcz”, en la que vivían los casubios. En el interior se presentan los muebles tradicionales, especialmente aparadores y armarios de cocina decorados a mano por los escultores. La pintura sobre vidrio y la producción de artículos de las raíces de pino también es arte casubio.

Después del trabajo en el campo y las tareas del hogar, los casubios en su tiempo libre se reunían a menudo en sus casas o tabernas para divertirse junto con familiares y vecinos escuchando la música local. El inicio de la fiesta lo anunciaban las alegres melodías del violín diabólico y el típico instrumento casubio llamado “burczybas” hecho de un barril cubierto con una piel de animal. Los que se quedaban sin fuerzas bailando el baile casubio “Koseder” se sentaban a las mesas bien provistas para deleitarse con los exquisitos platos de cocina casubia. El pan al horno hecho con las propias manos, el arenque al estilo casubio y la frambuesa casubia son solo algunas de las especialidades locales. "Jo jem najedłi ë napiti, ale muszi tabaką bëc nos przebiti", según este proverbio casubio después de comer cada verdadero habitante de Casubia debe tomar rapé de su tabaquera.

Hasta el día de hoy se organizan fiestas y banquetes para familiarizarse con la cultura casubia, conocer las costumbres y los rituales y, sobre todo, para escuchar el dialecto de la tierra de Grifo que lleva por el Camino Casubio hacia el mismo corazón de Casubia.

Traje regional

Traje regional

     No había vaqueros, sudaderas con capucha ni decenas de modelos de zapatos, en su lugar se llevaban tocas, camisas, chalecos y botas con caña que demostraban la posición social. Así era el traje regional de Casubia que era adaptado a aquellas condiciones de vida, clima y tipo de granja.

Aunque el traje tradicional casubio desapareció en la segunda mitad del siglo XIX, gracias a destacados expertos y el poder de la cultura, todavía podemos admirar su reconstrucción. De acuerdo con la tradición y el respeto de la religión, los casubios llevaban el traje de fiesta sólo durante las ceremonias religiosas, familiares y los días festivos, los días de semana se ponían la ropa diaria.


Los hombres llevaban unos grandes gorros de oveja llamados "kapuza" que sólo en verano cedían el paso a los sombreros de paja. La ropa exterior era una prenda de vestir larga de lana de color azul marino con pliegues en la espalda, con un cinturón estrecho y largo y un cuello adornado de color rojo. Este traje era bastante incómodo y poco práctico en las tareas diarias por lo que los hombres se ponían un chaleco con doble botonadura, una camisa blanca de lino y unos pantalones de lino. El elemento más importante del tradicional traje masculino eran los zapatos. Según ellos se determinaba la clase social y el nivel de riqueza. Por lo tanto, los zapatos más adecuados para la misa del domingo eran unos zapatos negros de cuero con largas cañas.


Las tocas caracterizaban la ropa femenina. Estos maravillosos gorros de terciopelo llamadas "złotnica" estaban decorados con bordados tradicionales de Casubia en los que se utilizaba el hilo de seda con un fino alambrito trenzado de oro o plata. Estos modelos sólo podían adornar la cabeza de las mujeres casadas. Como los zapatos de los hombres, las tocas de las mujeres indicaban el estatus social. El lujo de llevar los gorros más caros, hechos en los monasterios de Żukowo y Żarnowiec, podían darse sólo las damas más ricas. Las mujeres comunes llevaban el gorro "złotnica" decorado con una cinta de oro o plata. Las mujeres también llevaban las camisas de lino con mangas largas y encima se ponían los corsés. Un componente esencial de cada mujer eran las faldas anchas con pliegues, en color azul oscuro, marrón o verde. El toque final era un delantal que los días festivos era de seda y de tela a diario. Cuando se acercaba el severo invierno, las mujeres de Casubia se ponían unos abrigos calientes llamados "jupy" y "kabaty". Es sabido por todos que a cada mujer le gustan los adornos, alhajas y abalorios. También las mujeres de Casubia decoraban sus trajes con abalorios del ámbar o vidrio, en los dedos llevaban unos anillos de plata con gemas de ámbar, y las piernas las protegían con unas medias blancas y llevaban unos zapatos bajos con lacitos.


Ahora, de nuevo están de moda los elementos populares de ropa y los trabajadores de las atracciones turísticas ubicadas en la región presentan cada vez más los trajes casubios. El museo al aire libre en Wdzydze Kiszewskie, el Centro de Educación y Promoción de la Región, y algunos establecimientos de alojamiento son sólo unos pocos lugares donde se pueden encontrar guías o anfitriones vestidos con los trajes tradicionales reconstruidos de Casubia. A veces es mejor vestirse con algo poco convencional y volver a los tiempos antiguos y sentir como se vivía sin ropa de marca y joyas caras, solamente se llevaba unos adornos hechos a mano por si mismo...