Una tierra apacible que tiene mucho que descubrir. Te invitamos a Kociewie!

Kociewie. La región étnica y cultural de Pomerania se extiende desde el distrito de Gdansk hasta Chojnice en la línea Tczew - Starogard Gdański - Świecie.

- Era el invierno del año 1807. En Pomerania, las operaciones de guerra de las tropas franco - polacas hacían campaña, que luchaban para quitarle a los prusianos parte de la tierra polaca. El teniente coronel Hurtig informó al general Jan Henryk Dąbrowski que estaba "enviando una patrulla a Gociewie". Este fragmento de la carta conmemorativa del 10 de febrero del memorable año enviada desde Nowy nad Wisłą se convirtió en el primer registro histórico de nuestra región, dice Piotr Kończewski, director de la Organización de Turismo Local Kociewie.

Kociewie está habitada por unas 340.000 personas. Los Cocieviacos, junto con los Casubios, son una de los grupos sociales más importantes de Pomerania. Existen muchas teorías sobre el nombre Kociewie. Nos centraremos, sin embargo, no en la teoría sino en la práctica. En una entrevista con Piotr Kończewski, primero preguntamos en qué destaca Kociewie y qué valores representa para que valga la pena visitarle ...

Piotr Kończewski: - En Kociewie, vale la pena echarle un vistazo a la tradición centenaria, que se atestigua por el arte popular, el dialecto y la cocina regional. Por paisajes únicos, patrimonio histórico, cultura popular original. Por encima de todo, por los habitantes, los cocieviacos, son siempre alegres de espíritu.

Pomorskie.travel: - ¿Qué es lo que se debe ver en Kociewie?

P.K.: - Kociewie es un terreno que se puede visitar en cualquier momento del año. Merece la pena ir a Tczew para ver un puente del siglo XIX construido bajo la dirección de Carl Lentze, un arquitecto popular de la época. Solamente en Tczew puede visitar el museo dedicado a la reina de los ríos polacos, y en el Centro de Conservación de Buques Naufragados, ver una colección de barcos de todo el mundo. La Fábrica del arte ha sido creada para los fanáticos del arte, donde se pueden visitar exposiciones de todo tipo de arte.

Otro lugar importante en el mapa de Kociewie es Pelplin, la capital espiritual de la región. Por encima de la ciudad se encuentra la Basílica Catedral Gótica con el cuadro "Coronación de la Santísima Virgen María" de Herman Han. Los cistercienses que construyeron el templo no se olvidaron de los habitantes de la ciudad, para quienes levantaron la iglesia de San Corpus Christi. En su interior se pueden observar diferentes estilos arquitectónicos, desde gótico hasta neobarroco. En el Museo Diocesano hay la única copia de la Biblia de Gutenberg en Polonia. Este es uno de los libros más valiosos del mundo. Un lugar especial en Pelplin es la colina ubicada fuera de la ciudad. Fue allí, el 6 de junio de 1999, dónde fue celebrada la misa por el santo Juan Pablo II. Hoy en día, la montaña es un lugar de peregrinación para los fieles de todo Pomerania.

Pomorskie.travel: - Kociewie también se asocia con castillos medievales y edificios medievales ...

P.K .: Los fanáticos de las escaramuzas medievales deberían visitar a Gniew y el bastión post teutónico, que se construyó a comienzos de los siglos trece y catorce. Esta es la sede del comandante y más tarde la starosta de Polonia, incluso el más famoso - Jan Sobieski. Hoy en día, el castillo alberga torneos y escenificaciones históricas. Al visitar la ciudad, vale la pena ir a la plaza del mercado, que ha conservado la estructura arquitectónica que se le dio en la Edad Media.

Siguiendo los pasos de las órdenes de los caballeros medievales, vale la pena mencionar a los Caballeros de la orden de San Juan, los cuales dejaron su seña, entre otras cosas incluido el castillo se puede ver en Skarszewy. Vale la pena prestar atención a la plaza del ayuntamiento del siglo XVII y las antiguas murallas defensivas.

El bastión de Owidz, ubicado cerca de la capital de Kociewie, también es sitio muy interesante, es que ofrece reuniones con la historia. Hay un castillo restaurado del siglo IX, que fue habitado por los eslavos. En el asentamiento se encuentra el Museo de Mitología Eslava, que de manera moderna acerca las creencias de los antepasados.

Pomorskie.travel: - ¿Y qué hay de la capital de Kociewie?

P.K .: Por supuesto, vale la pena prestar atención a Starogard Gdański, la capital de la región. El asentamiento, que se encuentra en la ruta ámbar, tiene una rica historia, que es recordada por la Iglesia Parroquial, San Mateo. Fue fundada a principios del siglo XIV e impresiona por la riqueza del arte sacro. Al pasear, vale la pena prestar atención a la ruta turística "Korona i Krzyż" (La Corona y El Cruz). Con ella, el turista caminando al ritmo de paseo para ver los lugares más importantes de Starogard, incluyendo Plaza del Mercado del Casco Antiguo y tres Torres: Gdańska, Narożna (de la esquina) y Tczewska. En la ciudad, también puede visitar dos unidades histórico-culturales. Los visitantes del Museo de la Región de Kociewie aprenderán sobre la historia y la cultura de la región, y en el Museo del 2º Regimiento de Caballería de Rokolityn, podrán disfrutar de una lección de historia en vivo.

 

Pomorskie.travel: - Kociewie también es un lugar para aquellos que prefieren el descanso activo.

P.K .: En la región hay más de 800 kilómetros de rutas para bicicletas llamadas Rutas para bicicletas de Kociewie. Dirigen al turista a través de los lugares más interesantes y bellos de Kociewie.

Los amantes de las aventuras acuáticas pueden practicar piragüismo en dos ríos. Wda: un reservorio tranquilo, ideal para familias y personas que quieran pasar un tiempo en Bory Tucholskie, admirar los valores del parque paisajístico de Wdecki y Zalew Żurski. Los fanáticos de la adrenalina pueden ser arrastrados por el río Wierzyca, un río sinuoso con fallas que pueden sorprenderle.

Pomorskie.travel: - Kociewie es una cultura extremadamente rica. La famosa costura de Kociewie en los servilletas o manteles es famosa y los acentos regionales en forma de crambes, espigas de trigo o amapolas. El traje folklórico de Kociewie es una tradición marcada con un característico árbol de Navidad en el chaleco de una mujer (llamado el cordón).

 

P. K. - Eso es correcto. Diré más, además de la costura y la ropa tradicional, los kocieviacos también tiene su propio dialecto, incluido en el dialecto de la Comunidad de Gran Polonia. La cultura de Kociewie es refleja también en cocina y es muy diversa, porque por de una manera se come en las áreas ubicadas en lagos y ríos, y de manera diferente en las tierras bajas y en los bosques. Sin embargo, prevalecen las hortalizas, frutas, silvicultura y también pescado. La carne fue servida en ocasiones de la fiesta.

 

Pomorskie.travel: - Los Cocieviacos, los casubios,los Żuławianos, gente de la ciudad de Tri-Ciudad.   La vida común en Pomerania pasa en paz y simbiosis ...

 

P. K. - Por supuesto, sí ... Somos conscientes de que la gran mayoría del turismo en Pomerania es la Tri-Ciudad con Gdańsk y la línea costera. Kociewie, sin embargo, disfruta de esta cercanía. Cada vez más los turistas, los vacacionistas hacen viajes más cercanos y más lejanos desde la playa a ... Kociewie.

Estoy de acuerdo con la opinión de que somos menos populares que Casubia, aunque la popularidad no es lo mismo que el atractivo o el potencial turístico. Este último está de nuestro lado. Estoy convencido de que tenemos mucho más que ofrecer en el campo del turismo cultural: monumentos de Pelplin o Gniew con la oferta del bastión Owidz, Wirty Arboretum o el complejo de Fábrica del Arte de Tczew, el museo del río Vistula y el Centro de Conservación de Buques Naufragados. También hay que recordar acerca de las propuestas del pueblo Nowe nad Wisłą (Nuevo sobre Vistula), Świecie o Tleń en Kociewie Świecki. Todo esto está enriquecido con productos de turismo activo: ciclismo o piragüismo, junto con propuestas para estadías en complejos vacacionales, casas de huéspedes, una buena cocina puede ser una alternativa atractiva a la vecina Casubia, Powiśle o incluso a la costa.

 

Opactwo Cysterskie w Pelplinie

     „Klasztor ten (...) tak wspaniałe i ozdobne miał budowle, że budził podziw wszystkich ludzi”             

Jan Długosz, Dziejów polskich ksiąg dwanaście, Tom IV, księga XI/

Zakon Cystersów gospodarował Ziemią Pelplińską przez prawie sześć wieków. Szarzy mnisi, jak powszechnie nazywano dawniej cystersów, wznieśli tu wspaniały klasztor, dzięki uposażeniu z rąk księcia Mściwoja II. z roku 1274, który podarował im Pelplin oraz ziemie pomiędzy rzekami Wierzycą, Janką i Węgiermucą. Konwent z opatem Wernerem na czele przybył tu z Meklemburgii w dwa lata później.

Legenda głosi, że miejsce pod budowę klasztoru wybrał osioł wypuszczony z przejściowej siedziby cystersów z Pogódek. Kiedy dotarł do Pelplina, zaryczał i dalej pójść nie miał już zamiaru. Mnisi zauroczeni krajobrazem pięknej doliny Wierzycy postanowili tu pozostać. Opat Werner rzec miał wówczas: "Bonum Est nos hic esse" czyli "Dobrze jest nam tu być".


Wnętrze Katedry Pelplińskiej, fot. pomorskie.travel

Z pewnością zakonnicy zastali tu już wcześniejsze zabudowania - ich najstarsze ślady pochodzą z przełomu XIII i XIV wieku.

Kiedy cystersi wznosili nad Wierzycą monumentalną świątynię na planie krzyża łacińskiego , rozeźlił się wielce diabeł czyhający na grzeszne dusze. Widząc niezwykłe piękno budowli wznoszonej ku chwale Boga Jedynego, zapragnął szatan ją zniszczyć i pognębić szarych mnichów. Pod osłoną nocy krążył po całym Kociewiu, by znaleźć kamień tak olbrzymi, którym mógłby zniszczyć katedrę. Kiedy blisko był realizacji swego niecnego planu, zaskoczył go świt. O pierwszym pianiu koguta czarna moc go opuściła a dźwigany z trudem głaz olbrzymi wpadł do Wierzycy i osiadł na dnie, gdzie znajduje się do dnia dzisiejszego.

Podczas dwóch wieków wznoszenia pelplińskiej świątyni miało miejsce jeszcze wiele innych zdarzeń, których przyczyną mogła być diabelska zawiść, o czym informuje Kronika Pelplińska. Mimo licznych przeciwności budowlę ukończono, wykorzystując nowatorskie urządzenia techniczne: wyciąg deptakowy, kołowroty i równoważnie - używane do wciągania drewnianych elementów więźby dachowej, do dnia dzisiejszego budzą powszechny podziw zwiedzających katedralne poddasza. Za datę zakończenia budowy przyjmuje się jednak rok 1557, w którym założono ostatnie sklepienia.

Od południa dobudowano do świątyni klasztor o skrzydłach skupionych wokół krużganków okalających prostokątny wirydarz, czyli ogród wewnętrzny.


Sklepienie w pelplińskiej świątyni, fot. pomorskie.travel

Poza murami klasztornymi na początku XIVw. wzniesiono "kaplicę przed bramą" przeznaczoną dla konwersów i ludności świeckiej (dziś kościół filialny pod wezwaniem Bożego Ciała).

W XIV wieku powstały też piękne zabudowania gospodarcze, bowiem opactwo pelplińskie otrzymywało sukcesywnie kolejne nadania ziemskie od książąt oraz królów polskich: Przemysława, Wacława II, Wacława III i Władysława Łokietka.

Klasztor rozwijał kulturę piśmienniczą, w tym miejscowe skryptorium. Ono to powiększało sukcesywnie książnicę klasztorną, której ogromna część przetrwała do dziś w Bibliotece Diecezjalnej. Opactwo zostało spustoszone w wyniku najazdu husytów (1433) oraz kilkakrotnie zrabowane podczas wojny trzynastoletniej (1454-1466) i w XVII w. podczas wojen polsko-szwedzkich. Jednak także w tym czasie nastąpił intensywny rozwój opactwa, głównie dzięki licznym fundacjom.


Muzeum Diecezjalne w Pelplinie posiada niesamowite skarby piśmiennicze, fot. pomorskie.travel

Widok opactwa pelplińskiego jawi się nam na Weducie nieznanego malarza z roku 1774. W niezmienionym układzie założenie klasztorne przetrwało do dziś.

W 1823 r. król pruski Fryderyk Wilhelm III wydał dekret o kasacie opactwa. Dziedzictwo cysterskie zagospodarowane zostało przez Diecezję Chełmińską a Pelplin stał się jej stolicą (od 1992 Diecezja Pelplińska).