Muchos museos exponen ricas colecciones del patrimonio cultural y tesoros de Pomerania.

Museo de Cultura Popular de Pomerania en Swołowo

El pueblo Swołowo situado a 15 km de Słupsk es un lugar inusual debido a la forma ovalada de la parte más antigua del asentamiento conservado hasta nuestros días.

Es forma ovalada nos indica que su origen puede ser de principios de la Edad Media.


La primera mención de Swołowo es del siglo XIII. Este poblado fue concedido a la Orden de San Juan que residía en el cercano Sławno. Estuvo en posesión de los "caballeros de los hábitos" durante casi 200 años. El pueblo recibió la forma de elipse característica de esta zona y popular hace mil años que abarcaba el arroyo que pasaba por el centro junto a un estanque. En la plaza central del pueblo, también ovalada, hay una pequeña iglesia construida por los caballeros de San Juan que todavía conserva restos de la antigua forma gótica. Su diseño actual recuerda más a las iglesias danesas o las que se pueden ver en el sur de Suecia.


El pueblo se encuentra en un pequeño valle, cuyo centro lo ocupa la plaza central y cuyas laderas a medida que se alejan de la iglesia empiezan a subir suavemente. Entre los edificios originales dominan las "casas a cuadros" que son construcciones residenciales y de explotación con vigas de madera negras y los rellenos blancos. Varias docenas de estos edificios conservados mejor o peor de hace más de un siglo hacen que el pueblo Swołowo sea considerado la capital de la "tierra a cuadros", un área característica para esta edificación. Una de las casas anteriormente perteneciente a Albrecht es ahora del Museo de Pomerania Central en Słupsk, cuyos empleados se dedican a su cuidadosa restauración, no sólo de los edificios y el equipamiento, sino también trabajan en un concepto coherente para preservar la forma única de Swołowo y sus construcciones, cuya mayoría está en manos privadas.


Swołowo tiene el orgulloso título de "Pueblo Europeo del Patrimonio Cultural", es un lugar digno de visitar no sólo por el valor histórico sino sobre todo por la extraordinaria belleza del mismo pueblo, así como sus alrededores.