Casubia es un lugar maravilloso creado según una leyenda por Dios, por intercesión de los ángeles y con ayuda de Grifo. La leyenda dice que el Señor durante la creación del mundo dejó una gran superficie arenosa escasa en bosques y lagos, en la que no había vida. A petición de los ángeles miró dentro del saco por si podía dar algo a este lugar y así inclinó el saco sobre la tierra estéril de Casubia y esta recibió muchos bosques, bonitos prados llenos de flores, ríos y lagos con de agua transparente y con el suelo fértil para dar abundantes cosechas todos los años. Para que nada desapareciera de tan maravilloso lugar envió a Grifo para cuidar la región y protegerla de cualquier mal.

El  bordado casubio es el arte local más famoso y popular que tiene sus raíces en el siglo XVIII. Hasta el día de hoy, las bordadoras adornan a mano la tela de lino de acuerdo con los patrones tradicionales y el uso de los colores adecuados para poder decorar las mesas festivas.

En Chmielno podemos ver cómo los sucesivos miembros de la familia Necel hacen a mano las vasijas de barro con ayuda del torno de alfarero impulsado por la fuerza de las piernas. De esta manera se hacen jarras, cuencos y jarrones que luego son decorados con motivos típicos de la cerámica de Necel: ramita de lila, escama, tulipa, estrella de Casubia, corona de Casubia, azucena y tulipán grande.

En el Museo Etnográfico de Wdzydze Kiszewskie podemos visitar una tradicional cabaña llamada en el idioma casubio “chëcz”, en la que vivían los casubios. En el interior se presentan los muebles tradicionales, especialmente aparadores y armarios de cocina decorados a mano por los escultores. La pintura sobre vidrio y la producción de artículos de las raíces de pino también es arte casubio.

Después del trabajo en el campo y las tareas del hogar, los casubios en su tiempo libre se reunían a menudo en sus casas o tabernas para divertirse junto con familiares y vecinos escuchando la música local. El inicio de la fiesta lo anunciaban las alegres melodías del violín diabólico y el típico instrumento casubio llamado “burczybas” hecho de un barril cubierto con una piel de animal. Los que se quedaban sin fuerzas bailando el baile casubio “Koseder” se sentaban a las mesas bien provistas para deleitarse con los exquisitos platos de cocina casubia. El pan al horno hecho con las propias manos, el arenque al estilo casubio y la frambuesa casubia son solo algunas de las especialidades locales. "Jo jem najedłi ë napiti, ale muszi tabaką bëc nos przebiti", según este proverbio casubio después de comer cada verdadero habitante de Casubia debe tomar rapé de su tabaquera.

Hasta el día de hoy se organizan fiestas y banquetes para familiarizarse con la cultura casubia, conocer las costumbres y los rituales y, sobre todo, para escuchar el dialecto de la tierra de Grifo que lleva por el Camino Casubio hacia el mismo corazón de Casubia.

Colegiata en Kartuzy

Colegiata en Kartuzy

     La historia de Kartuzy es inseparablemente relacionada con la creación de la orden de Kartuzy, la cual fue fundada gracias a la inspiración de Santo Bruno de Colonia en 1084 en el valle de Chartreuse, cerca de Grenoble, Francia.

Los Cartujos llegaron a la tierra de Casubia de Praga, con el padre Johannes Deterhus al frente. Les invitó a llegar el fundador del monasterio en Kartuzy, un noble rico Jan de Rusocin, hijo del castellano de Praga y de Gdańsk en 1382. Los primeros edificios fueron construidos por el propio fundador. Pronto, se encontraron entre los ricos habitantes de Gdansk bienhechores listos para dar donativos para la construcción del monasterio. A continuación, la responsabilidad de construcción de la iglesia la acogió un comerciante de Gdańsk Jan Thiergart, el refectorio fue construido por un sastre de Gdańsk cuyo nombre es desconocido, y la sala capitular la construyó la familia de Else. La iglesia fue consagrada por el obispo de Włocławek Stefan en 1403.


La regla muy severa de los Cartujos, su ascetismo exótico, cocina vegetariana, uso de habla solo cuando fuera necesario e isolación de gente y del mundo causaba admiración y aumentaba los donativos de los ricos. Sus saludos, que usaron entre si mismos, o sea "Memento Mori" (Recuerda que morirás) y "Memento Dei" (Recuerda Dios) recordaron a todos la vida de Cartujos, adaptada a los requisitos de la vida de contemplación. Los monjes no actuaron como los curas. No participaban en el fomento de la educación, de hospitales, o la ayuda a los desacomodados. Su tarea principal fue admiración a Dios a través de la oración diaria de 8 horas.


El monasterio causaba mucho interés de los reyes. En 1578 el rey Segismundo III Waza visitó el monasterio, y en 1661 lo visitó el rey Juan Casimiro. En los años 1731 - 1733 el techo gótico fue cambiado por uno de forma de la tapa de ataúd. El monasterio tenía propiedades grandes. Por ejemplo, algunos pueblos que pertenecieron al monasterio fueron los siguientes: Gdynia con Grabówek, Czaple, Somonino, Kiełpino, Goręczyno, Kolbudy, Ostrzyce, Brodnica, Gołubie, Brabowo, Prokowo y muchos más.


La caída del esplendor del monasterio empezó en los principios del siglo XVI en el periodo de la Reforma, y avanzó durante las Particiones de Polonia. En 1823 el gobierno prusiano, a base del edicto del rey prusiano del 1810 llevó a la disolución completa del monasterio y la confiscación de sus propiedades. Del esplendor del antiguo Paraíso de María se ha conservado la iglesia magnífica de estilo gótico con el techo barroco en la forma de la tapa de ataúd, refectorio y una de las 18 ermitas y una parte de las murallas originales que rodeaban el monasterio.


Los visitantes que llegan a ver esa perla de la tierra casubia, a partir de los edificios espectaculares, pueden admirar la riqueza del arte sagrada, incluyendo los altares góticos, barrocos, cordobanes, sillerías del coro, esculturas y un montón de pinturas.