Descubre Gdansk y sus atracciones

Esta ciudad aunque tiene más de mil años, impresiona por su modernidad. Orgullosa de su historia extremadamente rica, abierta al mundo y para el futuro. Con vistas al mar Báltico, el puerto, el río Motlava, los bosques del Parque Paisajístico del Tri-ciudad. Con la península de Westerplatte, que recuerda el 1 de septiembre de 1939, el área del antiguo astillero de Gdańsk y la histórica puerta nº 2, con la montaña de Gradowa y la fortaleza de Wisłoujście, que evocan los tiempos napoleónicos. Gdańsk - asentamiento sobre el río Motława. Un lugar fantástico para vivir, trabajar y desarrollarse. La ciudad más grande del norte de Polonia y la único sitio en el mundo.

Ubicada en el Golfo de Gdańsk, con acceso a numerosas playas que cobran la vida en la primavera y el verano, rodeadas de pintorescos bosques del Parque Paisajístico del Tri-ciudad, en el vecindario cercano de Casubia, Gdańsk es una de las ciudades más interesantes del mapa de Polonia. Te impresiona no solo con el paisaje, sino también con la historia. Fue aquí, dónde desde la Puerta Dorada hasta la Puerta Verde, los reyes polacos pasando en procesiones rodeados de su séquito saludaron a la población. Aquí es dónde se situa, en la calle peatonal Długi Targ, el corte de Artus extremadamente majestuosa y delante tiene la fuente de Neptuno, los símbolos de Gdańsk.

Hay más símbolos. Uno de ellos es la grúa, la grúa portuaria más antigua y más antigua de la Europa medieval, construida en Długie Pobrzeże (La Orilla larga), una estructura que desde el siglo XV ha asegurado el desarrollo dinámico del Puerto de Gdańsk.

 

Eran ciudadanos del Gdańsk personajes tan importantes como el destacado astrónomo Jan Heweliusz, el gran inventor Daniel Gabriel Fahrenheit y el filósofo Artur Schopenhauer, todos  vinieron en Gdańsk. Fue aquí donde los soldados polacos de Westerplatte defendieron heroicamente al país, cuando Schleswig-Holstein, el acorazado del Tercer Reich, en septiembre de 1939 disparó contra el depósito militar polaco, así comenzando la Segunda Guerra Mundial. Fue aquí, en el Astillero Gdańsk, en 1980, que los trabajadores emprendieron una huelga que inició una ola de cambios lenta pero efectiva en Polonia y en Europa Central y Oriental.

Europejskie Centrum Solidarności w Gdańsku
Centro Europeo de Solidaridad en Gdansk, fot. Pomorskie.Travel

Hoy Gdańsk se describe como una ciudad de libertad y solidaridad. La historia del movimiento NSZZ "Solidaridad" la cuenta creado el Centro Europeo de Solidaridad es único a escala internacional. Extremadamente original en términos de arquitectura, el objeto (construido sobre el modelo de un barco) esconde una exposición que presenta la historia del movimiento Solidaridad y es un lugar donde se llevan a cabo muchos eventos culturales. Lech Wałęsa, el primer presidente de NSZZ "Solidarność", ex presidente de Polonia y galardonado con el Premio Nobel de la Paz, tiene su oficina aquí.

Desde el Centro Europeo de Solidaridad, que se encuentra en los terrenos del antiguo astillero de Gdańsk, no queda lejos al Museo de la Segunda Guerra Mundial. Es el museo más nuvevo y moderno de la ciudad, construido con un estilo increíble. Habla con entusiasmo sobre el conflicto armado más grande del mundo en un amplio contexto internacional.

Gdańsk es un golpe de suerte no solo para los aficionados a la historia, sino también para aquellos que están interesados ​​en la astronomía y las ciencias exactas. El Centro Hewelianum opera en las antiguas fortalezas de pos-napoleónicas. Por otro lado, en el distrito de Wrzeszcz, tiene su sede la Universidad de Tecnología de Gdańsk, una de las mejores escuelas técnicas del país, con más de un siglo de antigüedad.

Hablando de Gdańsk, no podemos olvidarnos de los numerosos parques: el hermoso e íntimo Parque de Orunia y el cautivador y extremadamente popular Parque de Oliwski, que se encuentra a pocos pasos del archcathedral de Oliwa del siglo XIV.


El teatro Shakespeare  acoge no solo actores en su escenario. También es regularmente un lugar para conciertos de artistas de todo el mundo. Fot. Dawid Linkowski

Estos son solo algunos ejemplos de algunos de los puntos más característicos en el mapa de esta ciudad de más de medio millón de habitantes. Gdańsk es una ciudad en constante desarrollo. Ambas instituciones culturales (el Teatro Shakespeare), instalaciones deportivas (el estadio de fútbol en Letnica, cuya forma se refiere al ámbar) e infraestructura moderna, incluyendo los terminales portuarias y de contenedores o el aeropuerto, que se está convirtiendo en uno de los aeropuertos más importantes del Mar Báltico.

 

Gdańsk es una ciudad que atrae a los jóvenes con su modernidad, y las generaciones más maduras están interesadas en la historia y su apariencia clásica.

¡Gdańsk es una ciudad que conecta!

Johannes Hevelius

Johannes Hevelius

     En 2001 los habitantes de Gdansk en la encuesta "Habitante de Gdansk del milenio" reconocieron a Hevelius como la figura más destacada de la historia Gdansk. La vida, obra y el mundo de este extraordinario hombre es la historia de la vida, pasión y un poco de suerte, que nos enseña mucho y merece la pena ser conocida.

En el siglo XVII en Gdansk vino al mundo el hijo de un cervecero rico que recibió el nombre Hans. El muchacho tenía mucho talento y rápidamente fue descubierto por la comunidad científica de Gdansk. El profesor Pedro Crüger del Colegio Académico le infundió el amor por las matemáticas y la astronomía. Sin embargo, esto no le gustaba a su padre que quería que su hijo mayor (de hecho, el quinto hijo) se hiciera cargo de la elaboración de la cerveza y con perspectiva de ser un hombre de negocios rico y respetado, y tal vez incluso político municipal. Con este fin envió a su hijo a estudiar a Leiden, donde el amante de los números y las estrellas tuvo que estudiar... Derecho y Económicas. Aguantó un año y luego se fue de viaje por Europa conociendo los centros de investigación y a los importantes representantes de la ciencia. Llamado al orden por su padre, tuvo que regresar a casa y se casó... y quién sabe si este hecho no determinó su destino. El matrimonio probablemente estaba preparado, pero resultó ser muy consistente y exitoso, y el talento para los negocios de la joven Catherine Hevelke hizo que, a la hora de la verdad, ella se hiciera cargo del negocio familiar y por lo tanto, su marido tenía más tiempo para mirar las estrellas.


En las tres casas en la calle Korzenna en el Casco Antiguo Hevelius construyó una plataforma donde poco a poco organizó su propio observatorio astronómico. Pasaban los años y crecía la fama del maestro Hevelius como astrónomo, concejal y rico fabricante de cerveza. A pesar del éxito científico, profesional y social notaba la ausencia de descendientes a los que podía pasar su herencia. Después de 27 años de matrimonio con Catherine perdió la esperanza de tener hijos. Por esta razón, se casó por segunda vez y rápidamente resultó que de nuevo la fortuna le sonrió. Su segunda esposa unos 16 años más joven que él, Elisabeth Koopmann, no sólo le dio los hijos que tanto deseaba sino también se convirtió en su socio de investigación, su compañera de noches pasadas en el observatorio y tal vez... la primera astrónoma del mundo.


Los méritos de Hevelius como astrónomo también fueron vistos fuera de Gdansk. Mantenía correspondencia con los científicos más celebres de su época. Lo visitó el mismo Halley y los reyes polacos que iban a Gdansk. La fama del astrónomo de Gdansk dio la vuelta al mundo y hasta el día de hoy es mencionado entre los personajes más significativos de la astronomía, después de Copérnico, Tycho Brahe, Kepler y Galileo.


En Gdansk la memoria de Hevelius está grabada desde hace cientos de años. Ganó, por una gran mayoría, el plebiscito para "Habitante de Gdansk del milenio", tiene su calle y monumento, también lleva su nombre la exposición científica Hewelianum en los fuertes de Góra Gradowa. El 2011 fue anunciado el año de Hevelius y en esta ocasión se llevaron a cabo muchos eventos que dieron a conocer a este célebre personaje . La ruta de los rastros de Hevelius en Gdansk es una excursión apasionante e informativa por el pasado y el presente, que merece la pena hacer para conocer la historia de Gdansk, la vida de la gente de hace siglos, la cerveza de Gdansk y dos mujeres, cuya ayuda permitió al cervecero convertirse en un famoso astrónomo mundialmente conocido .